Ventajas y desventajas de consumir verduras congeladas

Las verduras congeladas suelen estar en nuestro plato cada día. Por lo menos, lo que son verduras sí deberían estar y ocupar más de la mitad del mismo. Pero en ocasiones y por falta de tiempo, no tenemos un producto fresco, sino que recurrimos a lo que tenemos en el congelador.

Seguro que te has preguntado cuáles son las diferencias entre unas y otras en más de una ocasión. Incluso si serían tan saludables las verduras congeladas como las frescas. Desde luego, todos sabemos que hay una gran diferencia. Pero no te pierdas las sorprendentes ventajas y desventajas que hoy te comentamos.

Las grandes ventajas de las verduras congeladas

En ocasiones no tenemos tiempo de estar comprando cada día o cada dos, verduras frescas. Es por ello que recurrimos a las congeladas sin pensarlo dos veces. Por un lado, hay que decir que una de las grandes ventajas es que nos van a durar todo lo que queramos y más. Mientras las frescas en un par de días, aproximadamente ya comienzan a pasarse, las verduras congeladas cuentan con un mayor tiempo de vida.

Aunque creas lo contrario, también mantienen intactas todas sus grandes propiedades. Suelen congelarse en un punto en el que están completas de nutrientes y al pasar a la congelación, todos ellos se mantienen como el primer día. Es por ello que cuando las vamos a consumir y las descongelamos, siguen manteniendo la misma textura y color como si estuvieran acabadas de recolectar. No cuentan con aditivos ni conservantes. Además, están totalmente limpias ante cualquier tipo de bacteria que quiera colarse en ellas.

La gran desventaja de las verduras que están congeladas

Pues, aunque no te lo creas, vamos a destacar solamente una gran desventaja. Sin duda, se encuentra en el sabor. Algo que caracteriza las verduras frescas es que están llenas de mucho sabor. Es por ello que el proceso de congelación, aunque no alteraba las cualidades del alimento, sí que lo hace en nuestras papilas gustativas. Al consumirlo, nos damos cuenta de que le falta algo más.

Ese sabor tan natural no lo tiene. Sin duda, a quienes nos encanta la verdura, sabemos que potenciar su sabor es algo bastante importante para disfrutar más del plato. Por otro lado, tal y como hemos comentado, parece que hasta tienen más propiedades positivas que las verduras frescas. Aunque siempre éstas nos permiten hacer otras combinaciones, ya que las congeladas suelen venir ya con una predisposición.

Cocinando con productos congelados

Si no has tenido tiempo de hacer la compra y ves que en el congelador todavía tienes algunas bolsas de verduras congeladas, es un buen momento para ponernos manos a la obra. Recuerda siempre que este tipo de alimentos no se aconseja descongelar previamente. Más que nada porque si lo hacemos así, será donde pierdan todas sus propiedades nutricionales y no queremos eso. Así que, simplemente las echaremos en una olla con agua caliente y esperaremos que hiervan unos minutos.

A pesar de ser un producto congelado, no está de más el revisar las fechas de caducidad. Seguro que en más de una ocasión te ha ocurrido que van quedando en la parte trasera del congelador y cuando te das cuenta, ha pasado más de un año. Recuerda que, aunque debemos respetar dichas fechas de caducidad, si las consumimos pasado este tiempo, solo habrán perdido algunas propiedades, pero podremos tomarlas sin problema. Si ya sabías que era necesario consumir verdura, ahora sabes que la congelada sí es perfecta para nosotros. Las mismas vitaminas y aporte nutricional en general que nos mantiene de lo más saludables. Nunca pueden faltar en tus platos más saludables.


Categorías

Nutrición

Susana Godoy

Desde pequeña tenía claro que lo mío era ser profesora. De ahí que me haya licenciado en Filología Inglesa. Algo que se puede combinar a la... Ver perfil ›

Deja un comentario