Valores matrimoniales

Valores matrimoniales

Cuando de la preparación de una boda se trata, es normal que se piense tanto en los preparativos del banquete, en la decoración de la iglesia, las invitaciones, el menu que se presentara en el convite y también el traje y vestido de la novia y el novio, pero sobre todo, algo que se tiene que tener en cuenta y que tanto psicólogos como consejeros matrimoniales dicen, son una serie de valores matrimoniales.

Del mismo modo, comentaros que uno de esos valores que debe ser primordial ante cualquier otro es la comunicación entre la pareja, algo muy importante que de perderse no podría funcionar correctamente el matrimonio, seguido de un compromiso de respeto mutuo, para ser amables, hablando sin criticar y exponiendo siempre los posibles errores.

Que son los valores matrimoniales

Los valores de una persona nacen de uno mismo y por lo tanto tienen que ser afines a los de su pareja. Son los propios intereses los que unen a esas dos personas y dónde deben de cumplir una serie de normas de convivencia para crear esa unión de convivencia o matrimonio.

Cuando estas dos personas intentan convivir van creando esta lista de valores, de ahí dependerá la “fortaleza” de su unión. Tienen que coincidir en armonía y discrepancias, para poder crecer juntos. En particular, a los dos les tienen que agradar muchas cosas e incluso si existe un momento de desagrado hay que analizarlos por si se pueden mejorar.

Uno de los valores que más destacan es la importancia que se le puede dar cuando se enfrentan a la relación diaria entre pareja. El bienestar prima en este aspecto, el manejo del dinero también tiene que estar comedido e incluso la crianza de los niños y las tareas de casa.

Así pues, destacar que otro de esos valores matrimoniales que debe haber en una pareja es la ayuda mutua, cooperando en todas las actividades del hogar, y en esas cosas necesarias para que una pareja que convive pueda progresar, integrarse y alcanzar la felicidad que busca.

Valores matrimoniales

Muchos de estos valores tienen que coincidir y ya sea por la raza, país o condición económica de la persona. La principal fuente nace después de haber convivido en hogares que les hayan inculcado estos principios morales. Cuando se intenta mantener una relación y existen más conflictos que valores, puede que no acabe con un final feliz.

¿Qué valores se pueden trabajar en un matrimonio?

En el matrimonio son dos las personas que se van a hacer responsables de que la relación se mantenga en pie. Para que exista armonía entre ellos se ha de intentar cumplir una serie de valores que hará puntualizar cómo alcanzar el objetivo de convivir con armonía.

El compromiso

El compromiso es la principal fuente. La unión de los cuerpos y sobre todo de los pensamientos será la principal baza para que todo fluya con los datos que hemos reseñado en las líneas anteriores. Hay que llevar una convivencia formal entre opiniones, hechos económicos, tareas y la crianza de los niños.

Por otro lado, debéis saber también que la humildad y la fidelidad siempre son valores que debéis tener presentes, porque donde haya una persona honrada y con valores sanos, siempre habrá un matrimonio con buenos pilares que superara cualquier obstáculo.

Valores matrimoniales

El respeto

El respeto ha de cultivarse hacia uno mismo y después hacia la persona que se ama. ¿Qué factores son fundamentales para cumplir este valor? Respetando muchos puntos importantes, empezando por escuchar a la otra persona.

Hay que comunicarse empleando un tono de voz adecuado, ser humilde hacia la otra persona, evitar los ataques personales, dejar que la otra persona hable y sin interrumpir. No hacer burlas ni humillar, entra dentro de este respeto, incluso hay que cumplir con estos factores para que se puedan cumplir otros nuevos objetivos.

La confianza y la libertad, también deben ser puntos importantes que se deben trabajar, ya que es muy complicado si una persona sufre de celos o no aporta la confianza necesaria a la pareja, siendo responsable cada uno de sus actos y respetando los límites, demostrando el amor en cada momento.

La aceptación y la paciencia

Asimismo, hay que mencionar que la paciencia también es un valor que deberéis sostener y agilizar dentro del matrimonio, porque no siempre se pasan por buenos momentos o situaciones sencillas, con lo que de este modo evitareis irritaciones, creciendo como personas dentro del matrimonio.

La aceptación juega otro papel importante, ya que junto a la paciencia podremos interiorizar en la otra persona. Hay que intentar no juzgar las intenciones, pensamientos, deseos o preocupaciones del cónyuge. En esta línea también se incluye el respeto nuevamente, dónde siempre hay que tener paciencia es escuchar y atender las inquietudes de la otra persona.

Lo que no se debe de hacer es intentar moldear a la otra persona como sería nuestra forma de ser. En la mayoría de los casos se intenta cambiar una personalidad y a continuación ya podremos aceptarle. Puede funcionar, pero en realidad una persona al final no cambia sino es por voluntad propia. A parte, esta decisión es errónea, ya que la necesidad de cambiar se ha de suplir por la de crecer y mejorar.

Valores matrimoniales

La compasión y la sinceridad

La sinceridad se transmite comunicando lo que sentimos. Si lo hacemos con nuestra pareja será una de las mejores opciones para enriquecer la relación. Tanto si estamos contentos, emocionados, enfadados o en desacuerdo es muy importante tener que hablarlo.

La compasión es otro de los valores que van de la mano con la sinceridad. Ofrecer los sentimientos en un grado positivo y de paz ayudará en gran medida a ser comunicativo. Siempre es muy positivo crear este ambiente para que la otra persona se abra al diálogo y también se sienta comprendida.

Los valores matrimoniales hay que cotejarlos con muy buen optimismo. Esta cualidad se ha de confrontar por parte de ambos, es algo básico que se tiene que presentar en una relación. Cuando todo se encauza por el buen camino y todas las cosas van bien, será porque ambos lo están haciendo bien.

Una buena relación se basa en crear seguridad para superarla, para ello hay que intentar ver el lado bueno de las cosas, pero con total naturalidad y realismo. No podemos ser sumisos y embarcarnos a dejar que la otra persona sea tóxica y uno de los dos ceda a todos sus quehaceres.

Hay que tratar ser realista de lo que está sucediendo, y si no es más que simple discrepancias, los valores matrimoniales sirven de muy buena práctica para que una relación se fortalezca. El mejor consejo es interiorizar todos los puntos detallados e ir comprobando que vale la pena experimentar el buen resultado que ofrecen.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Un comentario, deja el tuyo

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

  1.   DonitaUwU dijo

    ._.