¿Vale la pena reconciliarse con la pareja?

reconciliarse con la pareja

Es normal que en las relaciones de pareja se produzcan ciertos altibajos de tipo emocional. La pareja perfecta no existe y es normal que se produzcan ciertas disputas en el día a día. Es por ello que suele surgir la duda de si de verdad vale la pena de continuar con la pareja con una reconciliación o si por el contrario no merece la pena y es mucho mejor acabar con dicha pareja.

En el siguiente artículo te contamos si de verdad es bueno el reconciliarse con la pareja y qué hace falta para conseguir dicha reconciliación.

Reflexionar sobre la situación

El primer paso en el proceso de reconciliación es reflexionar y pensar sobre la situación que ha llevado a plantearse el acabar con la relación. Es bueno analizar los problemas que han llevado a terminar con la pareja y si existe alguna posibilidad de un cambio positivo en la relación. Esta reflexión permitirá saber a ciencia cierta si la reconciliación es una opción válida y eficaz o si por el contrario es una perdida de tiempo.

Hablar mutuamente

Una vez que se ha reflexionado sobre la situación, es bueno el hablar de una manera clara y sincera con la pareja sobre los problemas que han dado lugar a la ruptura. Esto va a permitir fijar o establecer una base sólida para el futuro de la citada relación. Hablar las cosas claras y de frente es algo realmente beneficioso para la pareja y que ayuda a fortalecer la comunicación.

Crecimiento personal

Otro aspecto a considerar es el hecho de querer crecer a nivel personal. Las relaciones de pareja son perfectas a la hora de conseguir dicho crecimiento y si ambas partes se comprometen a cambiar comportamientos negativos, existen muchas más posibilidades de que la pareja se reconcilie.

Confianza

La confianza es un elemento clave en cualquier relación de pareja sana. Si la confianza se termina rompiendo es importante hacer todo lo posible para volver a reconstruirla. Si ello se produce es probable que la reconciliación se lleve a la práctica.

reconciliación

Pasado de la relación

Es importante el estudiar el pasado de la relación e identificar si los problemas han llegado a resolverse de una manera óptima. Si han habido más intentos de reconciliación en el pasado y no han llegado a fructificar, es muy probable que no merezca lucha por la pareja.

Saber perdonar

No todo el mundo sabe perdonar, por lo que se trata de un proceso realmente complicado a la vez que difícil. Si ambas partes están dispuestas a perdonar, la reconciliación es mucho más fácil en todos los aspectos. El perdón significa aprender de los errores cometidos y comprometerse a no volver a cometerlos en un futuro.

Buscar ayuda

La ayuda externa puede ser buena a la hora de conseguir reconciliarse con la pareja. Un buen profesional puede ayudar a la pareja a comprender mucho mejor sus emociones y pensamientos y conseguir que el vínculo emocional sea fuerte y duradero.

Bienestar emocional

El bienestar emocional de la pareja debe ser algo prioritario a la hora de reconciliarse. Si la relación es bastante tóxica, lo normal es que no sea una buena opción el reconciliarse con la pareja. Lo primero de todo es garantizar la salud emocional de las partes y conseguir que la felicidad y el amor se instaure en la pareja.

En definitiva, la reconciliación no es algo que deba tomarse a la ligera ya que requiere de tiempo y de compromiso por parte de ambas personas. Si las partes están convencidas de luchar por la relación y hay una fuerte intención de que la misma sea saludable, la reconciliación puede ser una opción realmente válida y gratificante. Sin embargo hay que tener presente en todo momento si ha habido un daño importante a nivel emocional. Si ello se produce es importante el preguntarse si de verdad merece la pena salvar la relación y luchar por la misma.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.