Usos y propiedades del agua de rosas

Agua de rosas

Las rosas son flores muy preciadas, tanto por su belleza como por su aroma. Pero lo que quizás no sabías es que el agua de rosas se ha utilizado desde hace siglos por sus propiedades y beneficios para nuestra belleza. Ya los árabes utilizaban este producto para cuidar su piel y de esta forma se introdujo en Occidente.

En la actualidad el agua de rosas se usa en muchas fórmulas para crear cosméticos gracias a sus propiedades. Es posible encontrarla en farmacias o herboristerías pero también la podríamos hacer nosotros, aunque resulta más cómodo adquirirla directamente.

Por qué usar agua de rosas

El agua de rosas nos ofrece altas dosis de vitamina C, pero también cuenta con otras vitaminas como la B y la E. Este agua de rosas concentra buenas propiedades y sin duda un olor delicioso. Ha sido utilizada durante siglos para el cuidado de la piel y hoy en día sigue siendo uno de esos productos que todo el mundo debería usar alguna vez para ver sus efectos. Además, si nos hacemos con la rosa damascena, que es la de mayor calidad, entonces podremos disfrutar de un mayor efecto en la piel. Es fácil de usar y nos ofrece buenos resultados en todo tipo de pieles.

Previene el envejecimiento

Uno de los mejores efectos que tiene el agua de rosas es que es concentrado en vitamina C, que es la encargada de la producción del colágeno. Así que lo que hace es mantener la piel más joven y tersa. Por eso son muchas las personas que empapan un algodón  en agua de rosas por la mañana y por la noche para aplicar sobre la piel. La vitamina E que contiene también es un potente antioxidante, por lo que nos ayuda en este sentido.

Como tónico facial

Agua de rosas

El agua de rosas es un perfecto tónico facial. Es un agua, por lo que no resulta pesada para la piel, ni para las más grasas. Así que se puede utilizar para equilibrar e hidratar la piel antes de usar la crema hidratante de siempre. El tónico nos ayuda a reducir los poros y a preparar la piel para la aplicación de la crema. En pieles grasas la equilibra y en las secas y sensibles ayuda a reducir la tirantez y sequedad.

Para reducir la hinchazón

El agua de rosas se utiliza muchas veces para reducir la inflamación. Es por eso que se puede usar en las bolsas de los ojos. También mejora la circulación por lo que es perfecta para prevenir ojeras. Al tratarse de un agua ligera podemos usarla en la zona del contorno de ojos dando pequeños toques. Además así podremos aprovechar sus propiedades anti envejecimiento.

Agua de rosas para el acné

Agua de rosas

Este producto cosmético es también antibacteriano. Es por eso que en muchas ocasiones se ha utilizado para prevenir y curar los problemas del acné. Es antiinflamatorio y ayuda a tener la piel más limpia. El efecto es el de reducción de impurezas y el de conseguir que tengamos menos acné y puntos negros gracias a que reduce las bacterias en la piel. Para ellos se debe aplicar por la mañana y por la noche después de limpiar el rostro, a modo de tónico.

Acondicionador de cabello

Aunque el agua de rosas se suele utilizar sobre todo en la piel, también hay quien la reserva para usar sobre el cabello. Además de aportarnos un increíble aroma a rosas en el cabello, ayuda a que este se mantenga hidratado y más cuidado. El agua de rosas se puede usar después del lavado como si fuese un acondicionador que nos aporta más brillo y suavidad en el cabello.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.