Una explosión de frescura

free.jpg ¿Tu esteticista no está disponible? No hay ningún problema: con estos secretos de belleza orientales podrás crear tu propio spa en casa. Las compresas tibias y húmedas embebidas en distintos tipos de extractos refrescan, relajan, limpian y desinfectan, y también ayudan a abrir los poros. Como estimulan la circulación cutánea, embellecen la piel, y además son muy fáciles de preparar. Las compresas son, por tanto, la opción ideal para refrescarte en casa. Si quieres comprobar lo refrescantes que son, sólo tienes que humedecer una toalla de hilo o algodón (la gasa absorbente es mejor aún) en agua con una mezcla de hierbas y seguir nuestros consejos.

Primeros auxilios de belleza

Si has dormido pocas horas y no te atreves a mirarte en el espejo a la mañana, una compresa hace milagros. Si tienes los ojos hinchados, puedes recurrir al extracto de hamamelis, que tiene propiedades antiinflamatorias y refrescantes. Sumerge dos discos desmaquilladores en agua o solución de hamamelis muy fría (puedes adquirir esta solución en cualquier farmacia o perfumería). Cierra los ojos y deja que los discos empapados en el líquido actúen sobre los párpados durante 10 minutos. ¿Tienes la piel grasa o necesitas limpiarte el cutis? Prueba con una compresa embebida en una solución de tomillo, que limpia, desinfecta y elimina las impurezas de la piel. El secreto consiste en añadir dos gotas de aceite de tomillo o una cucharada pequeña de tomillo seco o fresco a un litro de agua hirviendo. Deja descansar la solución durante 20 minutos y luego pásala por un colador. Sumerge una toalla fina en la infusión tibia, escúrrela y póntela sobre la cara limpia. Cuando se enfríe la compresa, quítala y aplica una crema energizante como Oxygen Power Crema de Día Vivificante de NIVEA VISAGE.

… con fragancias de Provenza

¿Sueles tener manchas en la piel que se vuelven más evidentes cuando estás tensa, ansiosa o cuando te expones al sol, al viento o incluso después de beber un vaso de vino o cerveza? La lavanda es una hierba del Mediterráneo cuyos efectos suavizantes y relajantes en la piel del rostro y de todo el cuerpo son bien conocidos. Para hacer una compresa de lavanda, agrega un puñado de pétalos de lavanda seca o fresca a un litro de agua hirviendo. Deja reposar el preparado durante 15 minutos y luego pásalo por un colador. Sumerge una toalla en el líquido tibio, escúrrela y aplícala sobre el rostro limpio. Déjala enfriar y, mientras tanto, aprovecha para relajarte, respirando profundamente por la nariz y la boca, para que fragancia de la lavanda pueda restablecer tu equilibrio espiritual. Imagina que estás en la campiña de Provenza, rodeada de hierbas aromáticas… ¡seguramente querrás probar la compresa de lavanda ahora mismo! Consejos de Nivea para Mujeres con Estilo como vos


Categorías

Belleza

Mujeres con Estilo

Mujeresconestilo era una web sobre belleza, moda, salud y otros consejos para la mujer. Actualmente está integrada dentro de Bezzia.com para formar... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *