Tu primer set de brochas de maquillaje

tipos-de-pinceles-de-maquillaje

Si estás empezando a maquillarte o a tomarte el maquillaje como algo más profesional y esmerado y quieres saber cuáles son las brochas y pinceles de maquillaje que necesitas en un principio, aquí te lo contamos.

Tu primer set de brochas de maquillaje no debe contener todas las brochas y pinceles del mercado, hay muchas que puedes obviar porque con otra muy similar que ya tengas puedes apañarte fácilmente consiguiendo los mismos resultados. De esta forma no sólo ahorrarás dinero sino que también reducirás el espacio necesario para ellas.

A continuación te contamos cuáles son las primeras brochas que debes adquirir y para qué sirve cada una de ellas. ¿Te lo vas a perder?

Tus primeras brochas y pinceles

Podríamos decir que hay entre 10 y 12 brochas imprescindibles para el maquillaje. Y son:

  • Brocha plana para bases de maquillaje fluidas: Normalmente, estas brochas son de pelo sintético, evitando que las cerdas absorban el producto. Ideal para base de maquillaje o hidratantes con color. Para mejor resultado, debes dar ligeros “golpecitos” con el pincel mientras aplicas la base. Si arrastras se notarán mucho los brochazos que des.
  • Kabuki tipo mofeta: Estas brochas tienen la peculiaridad de que la mitad de su pelo es sintético y la otra mitad es pelo natural. Esta brocha podría decirse que es una brocha comodín puesto que sirve para bases fluidas de maquillaje, bases en polvo compacto y también bases en crema o tacto mousse. Se utiliza haciendo pequeños círculos sobre la piel y es perfecta porque queda un maquillaje bastante cubriente y difuminado.
  • Brochas para polvos sueltos o compactos: Su gran tamaño y forma redondeada permite la aplicación exacta de polvos faciales sueltos o compactos y para retirar el exceso de los mismos. Es perfecta para dar cierto toque aterciopelado a toda nuestra piel o para aplicar los polvos translúcidos en las zonas de brillo de nuestra cara, es decir, frente, nariz y barbilla. Es la típica brocha que casi siempre llevamos en el bolso junto con unos polvos para posibles retoques a lo largo del día.
  • Brocha para rubor o colorete: Es algo más estrecha que la brocha para polvos. Algunas tienen forma diagonal y corte angular, lo que permite definir las mejillas. Muchas marcas de belleza ofrecen una sola brocha destinada a la aplicación de rubor, polvos bronceadores o polvos faciales multipropósitos, facilitando el trabajo de maquillaje. La de corte angular es perfecta sobre todo para aplicar contorno al rostro y así definirlo mucho más. Las que son algo más planas vienen genial para el colorete en polvo. Si usas colorete en crema te recomendamos mejor aplicarlo con los dedos, el resultado es mucho más natural.
  • Brocha o pincel para el corrector: Su tamaño permite cubrir las imperfecciones del rostro. La mayoría de estas brochas son suaves y permiten la aplicación de correctores en diferentes texturas. Es recomendable para ojeras, marcas rojas, espinillas, etc. Normalmente son pinceles de pelo sintético.
  • Brocha para sombras de ojos: Son algo anchitas para que con un par de aplicaciones cubra totalmente de color nuestro párpado. Son de pelo natural y recomendamos utilizarla algo húmeda para que la sombra en polvo se fije más a nuestro párpado.

brochas

  • Brocha de difuminar: Esta tiene el pelo algo más largo y suelto que la anterior. La finalidad de esta brocha es difuminar cortes y mezclar sombras de diferentes colores que hayamos aplicado a nuestros ojos.
  • Brocha angular para sombras: Esta brocha viene genial y está pensada sobre todo para aplicar un tono más oscuro a la zona “V” externa del ojo. Así nuestra mirada se ve más definida y profunda.
  • Pincel delineador de ojos: Este pincel es fino y normalmente de pelo sintético. Sirve para aplicar el delineador de ojos.
  • Pincel para cejas: Muchas mujeres suelen maquillar sus cejas y para esta labor se necesita otro tipo de pincel. Su labor es la de rellenar las cejas con color. Debes mantener un trazo suave, de lo contrario podrías obtener unas cejas no muy naturales. Ideal para sombra en polvo específica para cejas.
  • Pincel para labios: Aunque normalmente solemos utilizar color para los labios de la propia barra o gloss, hay quien prefiere hacerlo con su propio pincel para labios. Es lo mejor para perfilarlos, así harás trazos más exactos y seguros.

Limpieza de brochas y pinceles

Las brochas y pinceles de maquillaje, dependiendo de si son de pelo natural o sintético deberás limpiarla de una manera u otra. Te dejamos el resumen de cada una de ellas:

Las de pelo natural

coastal-scents-brocha-para-colorete-grande-pelo-natural

  • Sacude tu brocha para quitar cualquier residuo suelto.
  • Sostén la brocha con el extremo principal hacia abajo, colócala bajo el grifo y deja que se moje completamente.
  • Pon en tu mano un poco de tu champú.
  • Haz movimientos circulares con la brocha sobre la palma de tu mano para remover todo el producto.
  • Enjuaga perfectamente tu brocha.
  • Casi nunca quedan limpias a la primera, así que repite el procedimiento cuantas veces sea necesario.
  • Con una toalla oprime y “barre” suavemente la brocha para quitar el exceso de agua.
  • Ponla en un recipiente y deja que seque.

Las de pelo sintético22151_brocha_maquillaje

  • Debes saber que los productos en crema tienen muchos más aceites que los maquillajes en polvo, es por eso que lo primero que debes hacer es aplicar un poco de aceite de oliva sobre la brocha para ir desprendiendo todos estos aceites.
  • Una vez que has puesto el aceite de oliva sobre la brocha, colócala bajo el grifo y deja caer agua hasta que se moje completamente.
  • Ya que esté empapada haz movimientos circulares en la palma de tu mano con la brocha, para así quitar el maquillaje que absorbió y darle una limpieza profunda.
  • Después hay que poner la brocha bajo el chorro de agua, teniendo la punta principal hacia abajo para que se vayan cayendo los residuos.
  • Con los dedos aprieta el pelo de la brocha y deslízalos hacia afuera para terminar de limpiar perfectamente.
  • Una vez hecho esto, pon sobre la brocha tu champú o jabón de uso diario y haz exactamente el mismo procedimiento que hiciste con el aceite de oliva.
  • Por último, sacude la brocha y deja que seque dentro de un recipiente.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *