Trucos para reducir la irritación de la depilación

Si ya de por sí, todo el invierno hemos querido estar estupendas, con la llegada del buen tiempo todavía es peor. Queremos estar siempre perfectamente depiladas y en ocasiones, puede que hasta nuestra piel se resienta sobre todo si la tienes sensible. Por eso hoy nos vamos a quedar con algunos trucos para evitar la irritación de la depilación.

Muchas veces parece inevitable pero bien es cierto que si seguimos unos cuidados básicos y algunos trucos caseros, nuestra piel se podrá ver libre de vello y de rojeces. Es un buen momento para disfrutar de los días calurosos que ya están llegando y sin pensar en nada más. Así que, apunta lo que sigue y aplícalo cuanto antes.

Claro está que cada tipo de depilación conlleva más o menos riesgos de que nuestra piel se vea con esas indeseables manchas rojas. Para preparar la piel antes de comenzar con este trabajo, debemos de lavar bien la zona a depilar con agua templada pero no demasiado caliente. Además, puedes añadir un par de gotitas de aceite y aplicarlas a modo de masaje. De esta manera la hidratación será nuestra principal meta.

Después de la depilación, también es aconsejable que volvamos a lavar la zona, sobre todo si hemos aplicado cera, para que no quede ningún rastro de ésta ni de cremas. Aplicaremos un poco de miel sobre la zona, la dejamos reposar durante unos veinte minutos y retiramos con agua. Sin duda, para mantener la hidratación de la zona siempre es bueno aplicar un poco de aloe vera, ya que también la va a regenerar.

En lugar de la miel y también como efecto calmante, puedes empapar un trozo de tela en leche que estará fría y la dejaremos sobre la piel durante cuatro o cinco minutos hasta que veamos cómo se va secando. Recuerda que también existen cremas especiales post-depilación y también retardantes, que nos dejarán la piel muy suave.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *