Trucos para dejar de morderse las uñas

El hábito de morderse las uñas es muy común. La mayoría de nosotros conocemos a alguien que tiene esta mala costumbre. Ya sea por estrés, ansiedad o simplemente una costumbre que se ha adquirido desde pequeños. Se podría calificar como un vicio parecido al del consumo de tabaco, con la única diferencia que éste no es perjudicial para nuestra salud.

Lo que provoca a la larga es que con el tiempo las manos sufren un afeamieto considerable, aparecen costras, padrastros y numerosas heridas en los dedos. En ocasiones, pueden aparecer infecciones graves que deben tratarse con urgencia.

A continuación trataremos de contar una serie de trucos para dejar de lado este mal hábito y ponerle remedio. Con fuerza de voluntad y ganas para recuperar unas bonitas manos, pronto podréis presumir de unas uñas largas y cuidadas. De cara a los demás, el hecho de morderse las uñas es bastante antiestético y en ocasiones, sucio. Las manos son las portadoras de la mayoría de microbios que encontramos a nuestro paso y desgraciadamente habitualmente no las mantenemos tan limpias como deberíamos.

Mucha gente que observa a alguien que se muerde las uñas puede sacar conclusiones sobre esa persona: es insegura, se estresa con facilidad, tiene miedos o todavía sigue con esa manía de la infancia.

 Consejos para dejar crecer las uñas

  • Esta práctica es completamente psicológica. Es decir, el hecho de morderse las uñas nace en nuestra mente, ella genera la necesidad de hacerlo. Por ello, hay que vincular este hábito con quitarlas rápidamente y darnos un pequeño azote para que entendamos que es una mala práctica.
  • Para acabar con esta tortura para tus uñas, existen remedios naturales sacados de la invención de muchas personas que han querido recuperar sus manos. Uno de ellos es tan sencillo como coger unos cuantos dientes de ajo pelados y restregarlos por las uñas. Cuando se vaya a morder las uñas, inmediatamente se saboreará el fuerte sabor del ajo y el cerebro vinculará ese mal sabor con el acto de morderse las uñas. 
  • Siguiendo esta técnica, en farmacias existen lociones o “esmaltes” con mal sabor para las uñas, éstas tienen un efecto más duradero ya que se adhieren bien a la capa de la uña. 
  • No ver las uñas también ayuda a dejar esta costumbre. Es decir, si cubrimos nuestras manos con unos guantes de látex inmediatamente dejamos las uñas en paz. Aunque es una solución un tanto drástica, se puede realizar sin problemas cuando se está en casa tranquilamente. De esta forma, las uñas crecerán tranquilas y las heridas irán curándose poco a poco. Otra opción, sería cubrir cada uña con tiritas. Hay que perder un poco el sentido del ridículo y tomarlo como algo serio y beneficioso para nuestra salud.

  • Las uñas postizas, ya sean de gel, de plástico o porcelana han cobrado importancia los últimos años. Una moda que se ha implantado y que ayuda a aquellas personas que tienden a morderse las uñas. Los resultados son completamente satisfactorios. La mejor elección es ponerse uñas de porcelana, ya que están hechas de un material más resistente y duradero que hace que sea imposible afectar a la uña de debajo. Por esta razón, crece la uña de forma natural y sin temor de ser mordida.
  • Contarles a tus amigos y familiares que quieres dejar este hábito es también es un buen consejo. Inconscientemente mucha gente se lleva las manos a la boca sin darse cuenta, pero los que están a su alrededor lo perciben de manera inmediata. Por eso, es recomendable que estos recuerden que no debe hacerlo y así poco a poco quitarse la manía.
  • Distraerse con otra actividad también es muy efectivo. Hay que tener las manos ocupadas. Jugar con un llavero, una goma de pelo, masticar chicle o tomar un caramelo sin azúcar son unas opciones muy válidas para posponer el acto de morder. Tener a mano un bolígrafo es ideal para llevarlo a la boca y juguetear con él, sin excederse obviamente.   

  • La lima tiene que ser durante todo el proceso de abstinencia la mejor aliada. El tener preparada una lima para las uñas ayuda a que cuando se observen las uñas para moderlas esta actúe retocándolas y limando los picos y las imperfecciones para que queden aseadas y no de tentaciones de morder.
  • Junto con la lima, deberán actuar lociones de aceites y crema de manos para mantener las cutículas en su sitio y que las posibles heridas se curen rápidamente para evitar otra posible tentación.

Se calcula que para recuperar unas manos bonitas debe pasar al menos 30 días. Un mes de recuperación para sentir que las uñas se han cuidado y han crecido adecuadamente.

El morder a menudo las uñas provoca que cuando crecen un poco estén debilitadas y sean muy propensas a romperse. Por lo que es necesario el uso de endurecedores para que duren más tiempo y podamos presumir de unas bonitas manos. Con todos estos trucos ya no hay escusa para no poner en práctica al menos una de ellas para dejar de una vez por todas esta manía. Desgraciadamente, nos encontramos en una sociedad que da mucha importancia a la apariencia, por lo que por temas de conseguir un puesto de trabajo o dar una buena sensación de aseo e higiene es importantísimo cuidarse las uñas.  


Categorías

Consejos salud, Salud

Soy Paula, aunque no me importa que acorten mi nombre en Pau. Estudié comunicación audiovisual y estoy empezando a trazar un camino hacia un futuro profesional. Entre radio, televisión y pequeñas productoras dejo un hueco de mi agenda para compartir con vosotros lo más interesante que me encuentre por este camino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.