Trucos y consejos para que cuides tus uñas desde casa

Ahora, que estamos a punto de empezar a “escalar” la temida cuesta de enero, si es que no lo estamos haciendo ya, cualquier recurso que nos facilite ahorrar dinero viene genial. Es estupendo poder hacernos las uñas una o dos veces al mes en nuestro particular salón de belleza y estética pero el coste es bastante elevado si lo que queremos y pretendemos es ahorrar algo de dinero a final de mes.

Sin embargo, no por ello debemos descuidar nuestro aspecto físico y más concretamente nuestras manos y uñas. Quien más y quien menos tiene en su hogar un pequeño neceser con algunas cosas básicas de manicura, así que búscalo que te será de ayuda y presta atención a estos trucos y consejos para que cuides tus uñas desde casa, sin gastar apenas dinero y teniéndolas casi tan bonitas como recién salidas del salón.

Trucos para cuidar tus uñas correctamente

Hidrata en profundidad tanto manos como uñas

Las manos son una de las partes de nuestro cuerpo que más sufre la deshidratación ya que siempre están expuestas al frío y a las tareas del hogar. Es por esta sencilla razón de que necesitamos hidratarlas más profundamente, incluidas como no, nuestras uñas. Utiliza una crema de manos con propiedades hidratantes y nutritivas que aporten tanto hidratación como suavidad a nuestras uñas.

Si prefieres darle un aporte extra de nutrición a las uñas, bien porque las tienes débiles o porque están resecas, puedes utilizar un aceite de los muchos que hay para este cometido (romero, té, argán, etc.).

Protégelas de las agresiones externas

Si el día está frío y tienes que salir a la calle, simplemente usa guantes. Si tienes que fregar los platos y no dispones de lavavajillas, usa guantes de plástico para que así no se resequen tus manos ni uñas. Es tan fácil como esto, protegerlas ante cualquier tipo de agresión externa.

Corta las uñas si las tienes muy desiguales

Si ves que tienes las uñas muy desiguales en cuanto a longitud o simplemente las llevas demasiado largas y quieres tenerlas más cortas, usa unas tijeras o corta uñas para cortarlas. De vez en cuando viene bien hacerlo y así solucionar el problema de raíz.

Límalas correctamente

Parece pan comido esto de limarse las uñas pero no es tan sencillo. Para empezar debes hacerlo con una lima de madera, ya que las que son metálicas dañan bastante la superficie de la uña haciéndola más quebradiza y frágil. Y para terminar, tienes que limar tus uñas en un mismo sentido. Nada de ir haciendo zig-zag con la lima, sino suavemente y hacia un mismo sentido para evitar que se agriete y se rompa en un futuro.

Para las uñas amarillas

Si tus uñas se han amarilleado, bien por el excesivo uso de esmaltes o bien por el contacto de los cigarrillos si fumas, te recomendamos que pases medio limón por ellas. Frótalas con la pulpa de este haciendo cierta presión y mantén el contacto con cada una de ellas durante un par de minutos. Si haces esto cada día durante una semana, notarás tus uñas mucho más bonitas y blancas. Puedes realizar una fotografía con al antes y el después (siempre con las mismas condiciones de luminosidad) para ver el resultado. ¡Funciona!

Quitar el esmalte

Si quieres pintar tus uñas y están previamente pintadas, te recomendamos usar un quitaesmaltes sin acetona. La acetona reseca muchísimo las uñas y en el mercado, hoy día, ya podemos encontrar infinidad de quitaesmaltes que no contienen esta sustancia.

Nunca intentes quitar el esmalte con las uñas o arracándolo sin más, ya que puedes llevarte con él poca o buena parte de capa más superficial de la uña.

Cada cierto tiempo, déjalas respirar

¿A qué llamamos “dejar respirar las uñas”? A que no las pintes consecutivamente siempre. Déjalas sin nada de esmalte, tan sólo con algo de hidratación por una crema o aceite, un par de días a la semana. Esto les vendrá bien y no se te amarillearán tan fácilmente.

Fortalece las uñas con ‘top coat’

Hay muchos top coat que sirven para hacer más fuertes nuestras uñas. Si tienes uñas blanditas o muy quebradizas deberás usar uno de estos top-coat. Los hay de todo tipo: con aceite de oliva, con ajo (el ajo fortalece bastante las uñas y además previene de la aparición de hongos) o con jugo de limón.

Como podéis ver es bien sencillo tener unas manos y uñas cuidadas sin necesidad de mucho. Esperamos que estos trucos y consejos os ayuden a tener unas manos bonitas y sanas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *