Tratamientos naturales para combatir la conjuntivitis

6766192913_0022eaa992_bLa conjuntivitis es una infección muy común que aparece en los ojos y produce una serie de incómodos malestares que duran un tiempo en curarse. La mejor forma de evitar la conjuntivitis es la buena prevención. Un buen aseo y cuidado de los ojos nos hará mantener a ralla esta infección.

Esta infección afecta a la parte esclerótica del ojo, es decir, aquel revestimiento exterior de la parte blanca del ojo. Entre los síntomas más comunes se incluyen el enrojecimiento, la picazón y la sensibilidad a la luz, así como un lagrimeo excesivo o un flujo espeso.

La conjuntivitis no es una enfermedad muy grave, de hecho es muy común y se suele dar en determinadas épocas del año. Puede producirse en consecuencia de algún virus, hongos, bacterias o causas ambientales. Lo ideal es evitar os medicamentos para curarla, siempre que se pueda optaremos por unos remedios caseros muy eficaces y sencillos para llevar a cabo.

Remedios a base de plantas

Los tratamientos naturales suelen ser a base de plantas. Por ejemplo, la eufrasia puede ayudar a reducir ese enrojecimiento ocular y toda la inflamación asociada a la conjuntivitis. Lo ideal es preparar una infusión y lavarse los ojos con ella. De igual modo, la manzanilla hace el mismo efecto, una infusión de manzanilla ayudará a menguar la hinchazón, es buena idea ponerse dos bolsitas de manzanilla en los ojos y dejarlas reposar durante varios minutos. La vista reposará y tus ojos los agradecerán.

La cúrcuma, un pariente cercano del jengibre, ayuda a combatir las infecciones y reducir la inflamación de los párpados, además, la irritación y el enrojecimiento desaparecen paulatinamente.

La raíz de regaliz negra está destinada para tratar las infecciones virales o bacterianas.

Otros métodos naturales

La conjuntivitis puede ser causa de una alergia, normalmente la conjuntivitis se da como una infección leve y se cura sin ningún tratamiento médico, siempre y cuando su aparición haya sido por culpa de algún agente externo en particular. Sin embargo, aunque sea leve la infección, como todas ellas tienen su tiempo de recuperación suelen desaparecer los síntomas cuando nos alejamos del foco que la ha provocado.

5976264693_9c40160ebb_b

Compresas húmedas

Tan sencillo como mojar un paño limpio con agua fría ayudará a reducir la inflamación de los párpados y la irritación provocada por la conjuntivitis de tipo bacteriano o alérgico. Si este paño húmedo está empapado de eufrasia o manzanilla el efecto será más efectivo.

Si la infección que padeces se caracteriza por unos ojos que tienen secreciones más espesas, o tienes los párpados y las pestañas pegadas, lo mejor que puedes hacer es pasarte con delicadeza una compresa húmeda y caliente sobre los ojos cerrados, para así limpiar y quitar toda la materia seca y que te irrita y así mantenerlos siempre limpios y libre de sustancias infecciosas.

232755351_1a51c7d683_o

Tipos de conjuntivitis

Viral

Este tipo de infección afecta tanto a los dos ojos al mismo tiempo o tan sólo a uno, puede producirse por culpa de un catarro o una infección respiratoria. Es la causa común por la que la gente contrae conjuntivitis producida por los adenovirus, aunque también puede ser el herpes simple el causante.

La conjuntivitis viral suele desaparecer por sí sola entre diez días a un mes, dependiendo de cuál ha sido el causante mayor podrá tratarse con los medicamentos antivirales del herpes simplex, pero si se trata de otro virus el causante, este tratamiento no responderá.

Conjuntivitis alérgica

Esta infección se produce cuando la capa transparente que recubre los párpados y la parte esclerótica del ojo se ve afectada por una reacción al polen, caspa, moho u otras sustancias que causan reacciones de hinchazón. Si los ojos se ven durante mucho tiempo expuestos a sustancias alérgicas, el cuerpo libera una sustancia denominada histamina. Los vasos sanguíneos que se encuentran en la conjuntiva resultarán inflamados provocando la conjuntivitis.

La causa más común es el polen, esos pólenes diminutos y difíciles de localizar que se depositan sin saberlo en los ojos provocan enrojecimiento, lagrimeo e hinchazón. Las alergias siempre son un poco tediosas de localizar y clasificar, suelen ser hereditarias, pero aunque se padezca de conjuntivitis tres veces al año no es suficiente como para decir que se es alérgico al polen.

Síntomas más comunes

  • Ardor en los ojos 
  • Picazón intensa
  • Párpados abultados, especialmente recién levantados
  • Ojos rojos
  • Secreción viscosa del ojo
  • Ojos llorosos, un lagrimeo intenso
  • Dilatación de los vasos en la cubierta del tejido blanco y transparente del ojo

El tratamiento de la conjuntivitis siempre dependerá de la causa que haya provocado la infección, no será igual el tratamiento de una conjuntivitis producida por el polen, por ejemplo que por un virus específico. Desde aquí hemos puesto varios tratamientos naturales muy sencillos de llevar a cabo y nada perjudiciales, aunque como todo, en temas de salud, dependiendo de cómo sea la infección, es recomendable siempre consultar a un médico para seguir el tratamiento adecuado cuando se tengan dudas.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *