Trata naturalmente las ampollas y evita su aparición

Hacer deporte

Son muy molestas las ampollas cuando nos aparecen en el lugar menos deseado y con todo el dolor y sensibilidad que producen. Las ampollas en la piel son muy comunes y pueden aparecer por varias razones.

Queremos contarte cómo puedes tratarlas naturalmente cuando te veas en la necesidad de curarlas y también, cómo puedes evitarlas si tienes a formar muchas. Sigue leyendo, que te lo contamos a continuación.

Las ampollas son bolsas de líquido que forman una burbuja que aparecen debido a la fricción de un material con nuestra piel, una infección cutánea, una quemadura o el rozamiento. El fluido que contiene la burbuja es similar al agua, aunque en ciertas ocasiones tiene un color rojizo producido por la sangre o un color verde amarillento que avisa de una posible infección.

Las ampollas son molestas y causan dolor, sin embargo, tenemos que verlas como una herramienta que emplea el organismo como defensa para curar agresiones en la piel. Por ello, si la piel está sana, en pocos días una ampolla desaparece por sí sola.

Hacer deporte

Síntomas de las ampollas en la piel

Tener o padecer ampollas no es nada grave, es lo más normal siempre y cuando se realiza algún movimiento nuevo por mucho tiempo, se estrenan algunas zapatos nuevos o nuestra piel roza con algún material durante ciertas horas.

Te contamos cuáles son los síntomas más comunes:

  • Las ampollas son lesiones o burbujas blandas que vienen con ciertos malestares:
  • Sensación de ardor y dolor.
  • Enrojecimiento de la zona afectada.
  • Sensación de calor intenso en la zona.
  • Líquido verdoso o pus.
  • Dolor al usar zapatos.
  • Malestar al caminar.

Cómo curar ampollas en la piel

A continuación te contamos cómo puedes tratar las ampollas de la piel de la mejor forma siempre y cuando te encuentres una de ellas. Las ampollas se manifiestan como un proceso inflamatorio que altera nuestra piel, te contamos cómo puedes evitar el dolor con nuestros siguientes consejos.

No las revientes

Aunque sientas la tentación de reventarlas, no debes hacerlo ya que podría desembocar en una infección. Lo mejor es esperar a que disuelva el líquido del interior y la piel vuelva a la normalidad.

Sin embargo, si te vieras en la necesidad de explotarla, hazlo con una aguja esterilizada y pinchándola por un lateral suavemente, aprieta con cuidado hasta vaciarla. Después protégela para que no se infecte.

Retira la piel seca

Una vez que han pasado varios días, se debe retirar la piel seca o muerta para que el proceso de curación sea más rápido y mejor. Trata de deshacerte sólo de la piel muerta y no tocar la piel que se está regenerando. Si notas la ampolla seca, aplica un remedio exfoliante para quitar los resto de piel.

Déjalas al aire

Es importante no “ahogar” a las ampollas, deben respirar porque sino podría interferir en el proceso de curación. Aunque protegerlas te ayudará a que no estén en contacto con nada y así no sufrirás ningún golpe, si la piel no recibe aire no se regenerará como debiera.

En la medida de lo posible utiliza un calzado que te permita mantener la zona de la lesión abierta. Evita los vendajes y usa ropa suelta si las ampollas están en más partes de tu cuerpo.

Calentamiento deporte

Utiliza polvo de talco

Debes conseguir productos antitranspirantes, y uno de los mejores que puedes conseguir es el polvo de talco para aliviar las rozaduras y las heridas formadas. Además, puede servir como tratamiento preventivo para que no te aparezcan más ampollas.

El sudor ablanda la piel y facilita el desarrollo de las lesiones, por esta razón, si utilizas polvos de talco en la suela de tu calzado prevendrás su aparición. Utiliza calcetines de algodón y no compres tejidos que acumulen humedad.

Utiliza un buen calzado

Puede que sea una de las piezas más importantes de nuestra ropa. Tenemos que saber elegir los mejores calzados, optar siempre por materiales de piel y de calidad, y no zapatos estrechos o materiales sintéticos. Si la lesión que te han generado unos malos zapatos, es preferible que no te los vuelvas a poner durante un tiempo, y elijas calzado amplio y de material confortable.

Si coincide con la etapa estival, utiliza sandalias o zapatos que aireen el pie para que las ampollas se vayan cuidando y eliminando poco a poco.

Aplica frío en la zona

Puedes refrescar la piel con ayuda de cubitos de hielo para reducir la hinchazón y el ardor producido por la ampolla. Además, el hielo ofrece una sensación analgésica y te aliviará del dolor. Puedes envolver varios cubos de hielo en un paño suave y aplicarlo en la zona más afectada.

Aplícalo siempre que lo necesites y hasta que se derritan los hielos.

Gel de aloe vera

El gel de aloe vera es refrescante y antiinflamatorio, ejerce una misma sensación que los cubos de hielo, perfecto para aliviar el dolor y la hinchazón. Es un remedio que refresca la piel y brinda un efecto analgésico, además, se trata de un producto natural y que puedes conseguir fácilmente en un herbolario o farmacia.

Puedes aplicarlo directamente sobre la zona afectada, directamente en la zona abultada, calmará tu sensación de quemazón e irritación. Frótalo suavemente y al cabo de un par de días notarás cómo mejora la zona.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.