Todas las claves de la pintura a la tiza o chalk paint

Pintura a la tiza

Desde que la interiorista Annie Sloan patentase la fórmula que después ha servido de inspiración al esto de marcas, el protagonismo de la pintura a la tiza o chalk paint ha ido en aumento. ¿Por qué? Porque nos proporciona una forma sencilla, rápida y económica de renovar cualquier mueble.

Con la pintura a la tiza lograr un buen acabado en nuestros muebles sin tener la experiencia de un profesional resulta sencillo. No ocurre lo mismo, sin embargo, con otro tipo de pinturas. Y esta es la mayor ventaja de esta pintura pero no la única que compartimos contigo hoy.

Características de la pintura a la tiza

La pintura a la tiza es una pintura con un alto componente en carbonato cálcico. Se caracteriza por su acabado mate, sin brillo. Presenta además una alta cubrición y un secado muy rápido. Se utiliza principalmente para pintar muebles, pudiéndose aplicar directamente sobre estos sin ningún tratamiento previo. Pero puede aplicarse también sobre otras superficies.

Chalk paint

Principales ventajas

  • No requiere imprimación. La principal ventaja de las pinturas a la tiza es que se pueden aplicar directamente sobre superficies secas y limpias. Incluso sobre muebles pintados, sin necesidad de eliminar la capa de pintura anterior.
  • Su base es acuosa. Es uno de los motivos por los que resulta muy sencillo trabajar con ella.
  • No gotea. Dada su consistencia, la pintura a la tiza raramente gotea mientras se aplica.
  • No es tóxica ni deja olor. Tiene un bajo nivel de COV (compuestos orgánicos volátiles).

¿Cómo se aplica?

Trabajar con pintura a la tiza resulta sencillo y cómodo. Como hemos mencionado anteriormente, no es necesario ser un profesional de la restauración para poder dar una segunda vida a un mueble de madera con esta pintura. Basta con seguir los siguientes cuatro pasos:

  1. Limpiar la superficie a pintar. La superficie sobre la que se va a aplicar la pintura debe estar limpia y seca. Si lijas la superficie antes de pintarlo para lograr un acabado mas suave, recuerda retirar el polvo después.
  2. Aplicar la pintura. Puedes aplicar la pintura con brocha o rodillo, con o sin textura, respetando la textura de la pintura o aguándola para lograr diferentes efectos.
  3. Aplicar cera o barniz. La aplicación de cera o barniz  tiene como objetico principal sellar la pieza, aunque también puedes utilizarlos para añadir color a la misma.
  4. Sacar brillo. Una vez la cera esta seca  podrás sacar brillo a la pieza con un paño suave.

Aplicación de la pintura a la tiza

Es muy común utilizar esta pintura para lograr un acabado similar al que presentan los muebles antiguos, pero sin mostrar el deterioro y el desgaste real de estos.  Sin embargo, también puede utilizarse la pintura a la tiza para lograr acabados mas limpios y contemporáneos. Para lograr uno u otro acabado bastará con hacer algunos cambios en la forma de aplicar la pintura.

Para lograr una apariencia rústica

Para lograr esa estética rústica que tanto caracteriza los trabajaos realizados con esta pintura, lo ideal es aplicar la pintura a la tiza con brocha. Se logra así que después al aplicar la cera los brochazos salgan y contribuyan a lograr esa pátina vintage. Para conseguir un efecto vintage o envejecido es habitual, además, tras la primera capa de pintura y una vez este seca esta pasar una lija o lana de acero fina. Si el color original del mueble no te gusta puedes aplicar dos capas de colores diferentes para lograr un acabado en contraste, lijando la segunda capa para sacar a la luz el color de fondo.

Muebles con pintura a la tiza de aspecto rústico

Para lograr un acabado contemporáneo

Si por el contrario buscas imitar el acabado de un mueble contemporáneo lo ideal es usar un rodillo flocado. Si aun así la textura obtenida es ligeramente granulosa solo tendrás que pasar una lija fina sobre la pintura una vez esté seca para que el acabado sea liso como el de un lacado.

`Proyectos con pintura a la tiza

¿Tenéis ahora mas claro cómo se trabaja con la pintura a la tiza? ¿Os animaréis a dar una segunda vida utilizando esta a algún mueble que tengáis en casa? Probad con una pieza pequeña primero y dad el salto a sillas, cómodas y armarios después.

Imágenes – Annie Sloan


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.