Tipo de colorete según tu rostro

Tener unas mejillas con color, son símbolo de salud, pero como bien sabéis, es complicado mantener el color sonrosado todo el tiempo. Para darle ese toque a nuestras mejillas, utilizamos el colorete que cumple una función principal, la de dar color y ayudar a definir la estructura facial de nuestro rostro.

El tipo de colorete que elijas condicionará tu tipo de maquillaje y también la expresividad que quieras darle a tu rostro.

¿Cómo ha de ser nuestro colorete?

  • Si tu piel es oscura, el colorete también ha de serlo.
  • Si tu piel es blanca, tu tono debe ser en rosa o durazno. Si es más tostadita opta por un color vino, bronce o cobre.
  • Al combinar tu lápiz de labios con el color del colorete, procura que entre ambos haya armonía.
  • Aplica el colorete después de maquillarte los ojos y antes de los labios, para de esta forma, poder balancear el rostro.
  • El color ideal es el color natural de tu sonrosado habitual. Para saberlo pellizca un pelín tu pómulo y observa qué color te da. Ese color ha de ser similar al de tu colorete.
  • El colorete tiene diferentes tipos de presentaciones, puedes encontrarlo en crema, polvo, gel o líquido. El más socorrido y usado es el colorete en polvo ya que da un toque de naturalidad al rostro, y éste se ha de aplicar con un pincel o brocha para el colorete.
  • Para el colorete líquido, en crema o en gel aplícalo con los dedos o con una esponja.
  • Para aplicar el colorete, sonríe y en el punto más sobresaliente del pómulo aplica con movimientos rotativos el colorete. Después deja de sonreír y extiende el cepillo en dirección a las orejas.
  • ¿Cómo es tu rostro?

    Rostro redondo

    El objetivo principal consistirá en lograr que el rostro se vea más alargado. Para ello, debes dar contorno y afinar la cara aplicando el colorete, en crema o polvo, en un tono más oscuro al tipo de tu piel en líneas diagonales debajo del pómulo y prolongándolo hacia la mandíbula.

    Rostro rectangular

    Si tu rostro es estrecho a la altura de los pómulos y largo desde el nacimiento de pelo hasta el final de la barbilla, debes aplicar el colorete dando volumen en la parte de los pómulos para de esta forma conseguir un efecto de amplitud justo en el centro. Debes aplicar el polvo sobre las mejillas de manera circular, así que sonríe delante de un espejo y aplícalo justo en las partes que sobresalen.

    Rostro en forma de corazón

    Si tienes la barbilla afilada y pómulos destacados, haz que tus ojos y tus mejillas sean lo más destacado de tu maquillaje. En este caso el blush ha de dar una sensación de equilibrio entre pómulos y barbilla. Suaviza tu rostro aplicando el colorete debajo del pómulo de forma horizontal, con un toque sobre las mejillas y el mentón, para darle un aspecto más uniforme y menos anguloso.

    Rostro ovalado

    Si tu cara tiene esta forma, aplica el colorete es desde la parte alta del pómulo, y evita que éste pase muy cerca de los ojos o de la nariz. Usa un tono con un toque más brillante en el hueso del pómulo, la frente, la nariz y la barbilla.

    ¿Qué tipo de rostro tienes? ¿Cómo sueles aplicarte el colorete?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *