¿Tienes intolerancia a la fructosa? Descubre los alimentos prohibidos

Fructosa

¿Conoces a alguien que tenga intolerancia a la fructosa? ¿Determinados alimentos no te sientan bien y sospechas que tu misma puedas sufrirla? En Bezzia hablamos hoy de esta intolerancia, de cuáles son sus síntomas para que puedas identificarla y de que dieta seguir si se confirma el diagnóstico.

Saber qué significa tener intolerancia a la fructosa y cuáles son los alimentos prohibidos o a evitar en tales casos siempre resulta interesante. El saber no ocupa lugar y hoy te hablamos de forma sencilla y clara de esta intolerancia para que en tu cabeza tengas una idea clara de lo que significa.

¿Qué es la fructosa?

Si nos pidiesen definir la fructosa es probable que muchas no supiésemos como hacerlo de forma clara. Estoy segura, sin embargo, que en nuestra cabeza si seríamos capaces de establecer una relación con el azúcar, ¿me equivoco?

Intolerancia a la fructosa

La fructosa es un tipo de azúcar simple o monosacárido, presente de manera natural en muchos alimentos como la miel, así como en un gran número de frutas y verduras. Se usa a menudo, además como edulcorante y podemos encontrarlo en el etiquetado de productos variados como zumos industriales, galletas o productos dietéticos como E-420.

¿Qué es la intolerancia a la fructosa?

La intolerancia a la fructosa se produce cuando el organismo no puede absorber correctamente este azúcar. Es una afección, por tanto, causada por una malabsorción que no siempre se diagnostica y es que sus síntomas se confunden a menudo con los de otras enfermedades digestivas.

La mayoría de los intolerantes a la fructosa pueden absorber ésta sin problemas cuando se administra conjuntamente con glucosa pero no así cuando se consume por separado. Cuando eso ocurre es habitual que el intestino libere agua hacia su interior, produciendo diarrea. Además, si la fructosa no absorbida llega al colon es fermentada por las bacterias del intestino, produciendo gases entre otros síntomas.

Síntomas comunes

Tras la fermentación de la fructosa en el colon, aparecen síntomas que pueden confundirse con los de producen otras afecciones digestivas. Por eso es habitual que al presentar alguno de los siguientes síntomas se evalúen otras además la intolerancia a la fructosa como posible causa:

  • Dolor de tipo cólico tras las comidas.
  • Distensión e hinchazón abdominal.
  • Flatulencias.
  • Movimientos y ruidos intestinales.
  • Diarrea con abundante gas (diarrea explosiva).

Alimentos a evitar

La fructosa como ya hemos adelantado se encuentra naturalmente en las frutas, algunas verduras y la miel. Además es un componente del azúcar de mesa y otros edulcorantes utilizados para modificar el sabor de numerosos alimentos y bebidas procesados. Evitar estos y otros alimentos es clave para no sufrir problemas:

  • Jarabe de maíz y de agave.
  • Miel y melaza.
  • Azúcar de palma o de coco.
  • Frutas como las manzanas, uvas pasas, peras, ciruelas, cerezas, melocotón y albaricoques, higos y dátiles.
  • Zumos comerciales.
  • Refrescos y bebidas energéticas.
  • Productos de bollería y chocolates.
  • Mermeladas y confituras.
  • Dulce de membrillo.
  • Fruta en almíbar.
  • Chicles y gominolas.
  • Carnes procesadas.
  • Productos que indiquen “sin azúcar” ya que suelen tener altas concentraciones de fructosa y/o sorbitol.

En general tendrás que eliminar de tu dieta alimentos con alto contenido en fructosa, alimentos que contengan más fructosa que glucosa y aquellos que contengan fructosa y sorbitol. Dependiendo, sin embargo, del grado de intolerancia es posible que si puedas disfrutar de:

  • Frutas con bajo contenido de fructosa como la naranja, la mandarina, el plátano, el limón, la lima, la fresa, el aguacate, la mora, la uva y el melón.
  • Verduras como las acelgas, el brócoli, las espinacas, el apio, la berenjena, las alcachofas, los berros, los champiñones, la lechuga, y las endibias. Cociéndolas, además, reducirás su contenido en fructosa y mejorarás su tolerancia.

¿Tienes problemas digestivos? ¡Acude a tu médico! Solo así podrás sufrir de dudas, identificar el problema y llevar una dieta adecuada para dejar de sufrir problemas. Recuerda qu este es solo un artículo informativo, pero que será el médico quien te dará las pautas mas adecuadas para tu caso.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.