¿Con qué termómetro debes medir la temperatura de tu bebé?

Medir la temperatura del bebé con termómetro láser

Como bien sabemos, los bebés suelen tener algunas décimas de fiebre de vez en cuando. No es que sea siempre indicador de una enfermedad de la que preocuparse, pero es cierto que también conviene tenerlos controlados. Para ello, nada mejor que tener en casa un termómetro con el que medir la temperatura de tu bebé.

Parece muy sencillo, pero, ¿cuál es el que debo elegir? Como sucede en estos casos son varios los que tenemos a nuestra disposición y cada uno de ellos puede tener sus pros y también sus contras. Por eso, y para que te quedes tranquila o tranquilo, déjate llevar por todo lo que sigue y solo así podrás salir de dudas.

Principales tipos de termómetros para medir la temperatura de tu bebé, ¿cuál debo elegir?

Termómetro láser o de infrarrojos para la frente

Los termómetros láser para bebés es una de las alternativas más recomendadas. En primer lugar porque arroja los resultados tan solo en unos segundos. Pero no solo eso, sino que no necesita tener contacto con la piel para recabar la información. Esto es porque usa la energía de los infrarrojos, que apuntando hacia la zona de la frente, dará con exactitud la temperatura.

Tiene una forma de pistola que es muy sencilla de usar. De modo que antes de incomodar a nuestros pequeños o pequeñas, podemos optar por este tipo de termómetro y hacer la medición cuando estén dormidos. ¡Así ganamos todos! Por lo que contestando a la pregunta de cuál debo elegir, tenemos claro que el termómetro de infrarrojos es la opción más precisa y cómoda.

Termómetro laser para bebes

El termómetro digital

Tras la caída del termómetro de mercurio, que era uno de los más precisos pero también desaconsejados porque se podían romper con facilidad y soltar el líquido por el que estaban compuestos, llegó el digital. Sin duda, otro de los que está siempre en todos los hogares. Con él podrás hacer las mediciones en diferentes partes del cuerpo, como aclararemos posteriormente.

Además, podrás leer la temperatura de tu bebé en cuestión de pocos minutos en una pantalla destinada a ello. En ocasiones, se comenta que su precisión puede variar en un grado, sobre todo si te percatas de que ha sonado demasiado rápido. Lo mejor es dejarlo un poco más y comprobar la temperatura real de nuestros hijos. Ahora bien, son bastante asequibles y como decimos, rápidos y sencillos de usar.

Termómetro para medir la temperatura en el oído

Seguro que también los reconoces y es que cuentan con una especie de ampliación estrecha en su parte superior. Esto es lo que debemos introducir en el oído de los más pequeños de la casa. Es cierto que es más actual pero no siempre el más recomendado. Ya que en edades inferiores a los tres o cuatro años, puede ser muy complicado el colocarlo y sostenerlo.

Usan la energía infrarroja pero también hay que mencionar que en cuanto a precisión, pueden variar un grado, aproximadamente. Hay que recordar que son un poco más caros que los digitales, aunque como vemos, al precio se le suma la incomodidad en el uso para los bebés. Por lo que para muchos padres y madres no es una de las opciones más acertadas. Sí puede ser alternativa a medida que cumplan años.

El termómetro de galio

Similar en su aspecto al de mercurio pero no revista toxicidad. Se usa de manera similar que el antiguo de mercurio, por lo que debes esperar alrededor de 5 minutos para que te de el resultado tras colocarlo en la axila. Algo que en los bebés es bastante tiempo. ¿Lo bueno? Es que se trata de termómetros baratos que se ajustan a todos y cada uno de los bolsillos. Pero eso sí, también tienen más facilidad en romperse.

Termometro para medir la temperatura de los bebes

Formas de medir la temperatura a tus bebes

Ya nos hemos decantado por los termómetros para medir la temperatura de tu bebé. Ahora llega el momento de pensar cuáles son las formas que tienes de proceder y con cuál se sentirá más cómodo. Por un lado tenemos la medición en la axila, que siempre ha sido una de las zonas más seleccionadas por todos los padres y madres. Para ello con tan solo un termómetro digital tendremos más que suficiente. Es bastante rápido y siempre es mejor, porque los bebés son tan inquietos que en la mayoría de las ocasiones es complicado esperar ese tiempo. Hay que matizar que la medida la temperatura en la axila es un poco más baja que la medición oral, es decir, entre 0,3 y 0,6 menos.

La medición en el oído es otro de los puntos que conocemos pero que no se suelen recomendar. Como hemos comentado, cuando son muy pequeños todavía los canales de esta zona no están del todo desarrollados y puede ser un proceso realmente incómodo. Algo que también ocurre con el termómetro rectal. Es cierto que puede ser una de las mediciones más precisas (aunque puede variar entre 0,5-0,6º más elevada que la oral y 1º si la comparamos con la medición en la axila), pero para ello el bebé tiene que estar boca abajo y no siempre lo conseguimos.

Por lo que de nuevo acabamos hablamos del termómetro láser. ¿Por qué? Porque es el más cómodo para nuestros hijos e hijas. No tendremos que desvestirlos como en el caso del axilar, ni tampoco colocarlo en posiciones incómodas como en el rectal. Sino que pueden estar dormidos plácidamente y nosotros controlarles la temperatura sin tocarles. Tan solo con acercar el termómetro en forma de pistola a la frente y hará el gran trabajo. En la pantalla nos indicará la temperatura solo en cuestión de cinco o seis segundos.

El mejor termómetro para bebés

Comprueba si tu bebe tiene fiebre según la edad

Ya venimos hablando de las edades y ahora lo tenemos que concretar. Cuando el bebé no supera los tres meses, una de las maneras de comprobar si tiene fiebre es con el termómetro digital. Con él, lo podrás medir en la axila o de manera rectal. Mientras que si tu bebé tiene más de tres meses pero menos de tres años, entonces podrías pasar a tomarle la temperatura en el oído o seguir haciéndolo con el termómetro digital en la axila o recto.

De igual modo, lo mismo sucederá en edades superiores, donde también todos los métodos están garantizados. Pero resulta que siempre nos encontraremos con inconvenientes como que algunos de ellos son más o menos fiables dependiendo del momento, de si el bebé está el tiempo necesario quieto, etc, de ahí que lo mejor para todas las edades es el termómetro láser. Porque tiene una buena precisión, además de ser bastante rápido y en casos en los que estamos preocupados, lo agradeceremos. Aunque en ocasiones nos pueda resultar un poco más caro, ya vemos que le daremos uso a diferentes edades.  Compacto y fácil de usar son otras de las ventajas que no podían quedar en el tintero.

¿Cuándo debo preocuparme? Cuando veamos en el termómetro una temperatura que supera el 37,3º ya hablamos de febrícula o eso que llamamos ‘décimas’ y al llegar a los 38 sí se considera fiebre. Pero aún así, la gran mayoría de estos momentos solo duran uno o dos días y están relacionadas con ciertas infecciones del propio cuerpo. En ocasiones se dice que una temperatura así, estimula las defensas. Así que, debes controlarla pero siempre con el mejor termómetro y el más preciso. ¿Ya lo has elegido?


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.