Tener autoridad en la crianza con respeto sin miedo

Hay padres que se sienten equivocados y creen que tener autoridad en los hijos significa que deban llorar o que les tengan miedo con un respeto tóxico. Nada más lejos de la realidad. Tener una buena autoridad en los hijos significa que te respeten sin miedo y que no exista la necesidad de llorar cuando intentas disciplinarles.

Es posible que sientas que tus hijos se ponen tensos cuando les disciplinas. Quizá insistan en las cosas muchas veces solo por salirse con la suya y puede que para ti, sea tentador ceder solo por no tener que aguantar una batalla y así evitar una rabieta. Pero los niños pequeños necesitan límites y normas, porque solo de esta manera aprenderán a tener un buen comportamiento, sabiendo qué se espera de ellos a cada momento. Pero, ¿cómo tener autoridad sin pasar por las lágrimas de una rabieta? ¿Cómo hacerlo bien?

No impongas tu voluntad de forma punitiva

Antes que nada tendrás que evitar una guerra de voluntades antes de que comience, por eso es necesario que des a tus hijos divergencias un minuto antes de que hagas algún cambio. Esto te ayudará a que evites una lucha de poder. Por ejemplo, si se acaba el tiempo de juego, tendrás que avisarle con 5 minutos de antelación para que vaya sabiendo que se acaba el tiempo de juego.

Si por ejemplo, es la hora de dormir y está jugando, puedes decirle algo como: ‘Puedes construir dos bloques más y después nos pondremos el pijama, iremos a cenar y después leeremos un cuento antes de dormir’. Cuando tu hijo haya acabado de construir dos bloques más, dile que se ha acabado el tiempo de juego y guíale en lo que toca hacer ahora dentro de las rutinas de la noche.

Dale alternativas

Para que los niños sientan el control deben tener alternativas, deben tener varias opciones que puedan escoger. De esta manera sentirán que tienen cierto control sobre la situación que están viviendo en ese momento. Por ejemplo, si estás a punto de ir al parque, y tu hijo se opone cuando le pides que se prepare para salir, podrías preguntar: ‘¿Quieres ponerte primero los zapatos o la chaqueta?’ (mantener las opciones a un mínimo de dos reducirá la probabilidad de que se confunda).

También puede ser útil si realizas el seguimiento físico al ponerse el abrigo y los zapatos con tu hijo. Al hacer lo mismo, estarás modelando el comportamiento que deseas ver en tu pequeño.

Las alternativas siempre le ayudarán a sentir que tiene el control y sobre todo, que tú estás respetando su idiosincrasia, que eres capaz de entenderle y respetarle.

El respeto ante todo

Para ganarte la autoridad en tus hijos lo que realmente importa es el respeto. Para conseguirlo deberás pensar en el respeto que quieres que tengan contigo, porque deberás tenerlo primero tú con ellos.

El respeto no significa gritar y que te teman, significa que estás a su lado para guiarles, para ayudarles, y escucharles desde la comprensión y la empatía. Tus hijos se sentirán seguros a tu lado y sabrán que pueden contar contigo siempre que lo requieran. Trabajad juntos las emociones y todo irá mucho mejor.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.