Ten siempre un aliento fresco

Un de las grandes premisas para mantener siempre buen aliento es hidratarse constantemente para evitar la proliferación de las bacterias en la boca. Se recomienda tomar como mínimo 6 vasos de agua al día, aunque lo ideal sería llegar a los ocho.

En la mayoría de los casos está vinculado por una mala higiene bucal, aunque a día de hoy no siempre es por esta razón, sino que viene dado diversas afecciones e infecciones en las encías, problemas hepáticos o padecer sinusitis.

Un estudio determinó que cerca de 80 millones de personas padecen este trastorno y en su mayoría se debe al estado de salud de sus encías y dientes. Esta enfermedad o esta patología genera mucha controversia, por lo que muchas personas no tienden a hablar del tema y ni siquiera van a los especialistas para recibir tratamiento.

La proliferación bacteriana en la boca afecta a los dientes, encías y lengua y es la causa principal de la halitosis, para poder combatirlo de forma natural, a continuación os damos algunos buenos consejos que puedes llevar a cabo en casa.

Consejos para combatir el mal aliento

Tomar mucho líquido

Si se tiene la boca seca la lengua no estará bien hidratada y se producirá mal aliento. Por esta razón, es muy importante beber agua, zumos, o jugos naturales para que esté el organismo bien hidratado. Hay que evitar la deshidratación.

El agua purifica y limpia de bacterias la boca, eliminará los restos de comida y ayudará a que las bacterias no se depositen en los recovecos de la boca.

El mal aliento se puede mantener a raya siempre y cuando se beba como mínimo ocho vasos de agua al día y repartidos a lo largo de toda la jornada.

Cepillar bien los dientes

Es primordial lavarse los dientes con constancia tres veces al día, después de cada comida importante del día. Es una de las mejores formas de reducir las bacterias porque elimina casi completamente todas las bacterias.

Los profesionales aconsejan que el cepillado tenga una duración de al menos 2 minutos y es imprescindible utilizar pasta de dientes para proteger el esmalte natural de éstos. Además, se puede utilizar enjuagues bucales para tener un mejor aliento para terminar.

Por otro lado, se recomienda, aunque no se debe abusar de él, es aplicar bicarbonato de sodio en los dientes para reducir la acidez y dificultar la aparición de bacterias en la boca, que son ellos los máximos culpables del mal aliento.

Hinojo

El hinojo posee propiedades antibacterianas y antisépticas que pueden frenar el crecimiento para bloquear la halitosis.

Lo ideal es consumir una cucharada de hinojo para refrescar el aliento y estimular la producción de saliva. Las semillas se pueden masticar para paralizar los sabores de los alimentos más fuertes, así como tomar clavo o cardamomo.

Canela

La canela es un alimento con multitud de propiedades, tiene varios usos en cocina como en medicina popular. Además de ser uno de los mayores afrodisíacos por excelencia, ayuda a eliminar el mal aliento. La canela tiene ácido aldehído, un aceite esencia que provoca la destrucción de las bacterias presentes en la saliva.

Lo ideal es realizar una infusión de canela y enjuagarse con el resultado.

Perejil

El perejil es una mala hierba a la que se asocian grandes beneficios curativos, medicinales y aporta el toque a muchos de nuestros platos diarios. Es una de las plantas más utilizadas para neutralizar el halitosis. Tiene gran cantidad de clorofila que es ideal para tratar este problema.

Para beneficiarse hay que sumergir las hojas de perejil en un poco de vinagre de manzana y masticar este preparado durante un par de minutos. También, se pueden preparar jugos con perejil, o tan sólo masticar las hojas. Hay que tener cuidado que no se quede entre los dientes.

Zumo de limón

El limón es un cítrico conocido por ser uno de los mejores alimentos alcalinos que podemos encontrar en la naturaleza. Se encarga de disminuir la acidez en la boca y detiene la acción de los microorganismo.

Tiene una gran acción antiséptica y antibacteriana, por lo que las bacterias no tienen nada que hacer contra el limón. Para poder sanar la boca y  conseguir un buen aliento, es necesario diluir el jugo de un limón con agua y utilizarlo como enjuague. Si quieres conseguir mejores resultados, puedes añadir una pizca de sal.

No olvides

Estos son una serie de consejos que te aportamos para que puedas empezar a tratar naturalmente el problema del mal aliento. Sin embargo, si ves que el problema persiste no debes dudar en acudir a tu médico de cabecera para que te traslade al especialista.

Puede parecer una situación incómoda pero es mejor tener una buena salud buco-dental que no estar sufriendo y avergonzándose.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *