Ten conversaciones significativas con tus hijos para motivarle

nenes motivados

Las conversaciones personales con tu hijo son cruciales para aprovechar la motivación intrínseca de un niño. Los niños son curiosos por naturaleza e invitarlos a comprender por qué algo tiene sentido puede atraer su intelecto.

Hay padres que a menudo sobornan a sus hijos para que se comporten mientras hacen la compra con la promesa de un juguete o una golosina “porque funciona”. Pero al realidad es que los niños se comportan mejor con quien no soborna, sino que se hace de todo una lección de vida. Por ejemplo, si tu hijo limpia su dormitorio puedes señalarle lo bonito que se ve. Los niños necesitan saber el por qué de las cosas, como el por qué tiene que estar el dormitorio arreglado para mantenerlo limpio y organizado.

Piensa como tu hijo

Si tienes hijos que se resisten a la motivación para hacer bien las cosas, lo ideal es que comiences a ver las cosas a través de los ojos de tu hijo. Luego, habla sobre la importancia de la actividad de manera respetuosa. Si tu hijo no quiere limpiar su habitación porque está cansado por las actividades extraescolares, puedes decirle algo como: “¿Por qué no descansas y después de merendar puedes arreglar tu habitación para que puedas encontrar todo lo que necesitas para hacer tu tarea?” Abstenerse de usar un lenguaje como “deberías” y “tienes”… además es importante que ofrezcas tu ayuda por si la necesita.

familia que motiva a sus hijos

Pregunta cómo se siente

Preguntarle a tu hijo cómo se siente al hacer una tarea en particular mientras lo hace también puede contribuir al tipo de ambiente feliz que hace que los niños quieran cooperar. Preguntas como: “¿Qué piensas de hacer tu tarea tú solo?” y “¿Cómo te hace sentir haber terminado esa tarea ahora?” puede llevar a los niños a ideas que de otra manera no habrían tenido sobre sus logros.

Otra estrategia efectiva para lograr que los niños cambien un mal hábito: muestra empatía preguntando cómo puedes ayudar. De esta manera se coloca en el contexto al padre y al niño del mismo lado contra el comportamiento problemático, en lugar de organizar una batalla.

Las soluciones de los niños para las conductas problemáticas a menudo funcionan mejor que las sugeridas por los padres, porque los niños están interesados en que sus soluciones funcionen… En este sentido, cuando surja un conflicto confía en el pensamiento de tu hijo y si te parece bien lo que te dice, entonces simplemente, ¡hacedlo! Tu hijo también quiere estar bien y hacer las cosas correctamente, por eso sus creatividad puede ayudar mucho en esto.

También puedes motivar a tus hijos retroalimentando durante las conversaciones sobre la forma en que manejan sus responsabilidades. En lugar de hacer un viaje al parque como recompensa por hacer la tarea, intenta atrapar a tu hijo un día cuando lo haya terminado a una hora decente. Mientras vais al parque, señala que la consecuencia natural de hacer su tarea temprano le permitió tiempo para divertirse más tarde. Este pensamiento de consecuencias naturales ayudará a tu hijo a hacer las cosas bien por sí mismo la próxima vez.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.