Temporada de gripes y resfriados, ¿estás alimentando bien a tus hijos?

Casi todos los niños cuando llega la temporada de frío sus pequeñas narices se llenan de mocos. De octubre a abril parece que están resfriados de forma continua y en los hogares lo que más se ven son pañuelos con mocos y solo se escuchan toses de niños y niñas de todas las edades. Son meses malos donde los resfriados y las infecciones respiratorias llenan las salas de espera de cualquier consulta de pediatría.

La temporada de resfriados y gripes es complicada para todas las familias, sobre todo para los más pequeños. El sistema inmunológico de los niños aún no está totalmente fuerte y le cuesta combatir contra los gérmenes. Es probable que sepas que una buena forma de mantener a tus hijos sanos es que te asegures de que duerman lo suficiente que beban mucha agua y que en su dieta no falten las vitaminas, los minerales y la fibra. Si piensas así, vas por buen camino.

Alimentos que no deben faltar en la dieta de tus hijos

Pero existen algunos alimentos que no pueden faltar en la dieta de tus hijos en la temporada de resfriados y gripes. Aunque la mejor manera de prevenir la gripe es vacunándote contra ella, también es necesario tener en cuenta algunos alimentos que no pueden faltar en tu despensa familiar.

Es probable que sepas que las frutas y las verduras son las fuentes más grandes de vitaminas y minerales. Aunque las vitaminas y los minerales son buenos para la salud de las personas, no todas las vitaminas ni los minerales ayudan a combatir los resfriados y la gripe. No te pierdas algunos alimentos que SÍ funcionan contra los resfriados y las gripes para tus hijos.

Vitamina E

La vitamina E la puedes encontrar en la leche, en el aceite de girasol, en el maíz, las soja, los aguacates y los huevos. La vitamina E estimula el sistema inmunológico en general y lo protege contra los radicales libres que nos pueden hacer enfermar. Por lo tanto, dar a tus hijos alimentos con vitamina E es buena idea para prevenir los resfriados.

Vitamina C

La vitamina C la vas a encontrar en fresas, naranjas, patatas, pimientos y verduras de hojas crudas. Existen estudios que dicen que la vitamina C en realidad no puede prevenir los resfriados, al menos sí puede ayudar a acortarlos, si se toma cuando comienzan los síntomas. Lo mejor de la vitamina C es que se encuentra en todo tipo de frutas dulces que los niños adoran. Puedes hacer zumo de fritas natural, ponerlas en ensaladas de frutas, etc.

Zinc

El Zinc también es muy importante para los resfriados y gripes y lo puedes encontrar en el pescado, mariscos, aves de corral, productos lácteos o nueces. Aunque el Zinc no previene los resfriados y las gripes sí que acorta su duración. Exactamente igual que ocurre con la vitamina C.

Betacaroteno

El betacaroteno lo puedes encontrar en las batatas, las zanahorias, las espinacas, el melón y la calabaza (cuando es época de frío). El betacaroteno se convierte en vitamina A, que es un nutriente clave que aumenta el sistema inmunológico y lo puedes encontrar también en cualquier fruta o vegetal que sea de color naranja o amarillo. Hay muchas opciones para que los niños disfruten de sus beneficios para la salud.

Estos son algunos ejemplos de alimentos que puedes añadir a vuestra dieta familiar para que tus hijos tengan menos probabilidades de pillar un resfriado o una gripe. Aunque si ya se han contagiado, también les hará falta comer estos alimentos para que la enfermedad les dure menos y puedan curarse lo antes posible.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *