Techos empapelados como plus decorativo

La idea no es nueva pero se revaloriza cada vez más por su originalidad y porque no exige un gasto muy elevado: Empapelar el techo viene rompiendo moldes como tendencia decorativa pero también alude a otros motivos. Por ejemplo, si contamos con techos bajos un papel impactante sobre paredes blancas contribuye a elevar visualmente la estancia; en caso de grietas por deficiencias constructivas se encargará de taparlas; y si nos interesa hacer destacar las molduras nada mejor que un papel de diseño estampado adecuado al estilo de nuestros muebles y complementos.

El papel pintado es un elemento todoterreno para el equipamiento del hogar y se adapta a cualquier tipo de decoración; actualmente las posibilidades a nivel de diseño son infinitas, muchos interioristas incluso se han animado a elaborar su linea personalizada para compañías como Designers Guild o Gastón y Daniela, o han creado un empapelado concreto para proyectos comerciales o de restauración. Echemos un vistazo a los más demandados para el hogar según nuestros gustos:

La alternativa más clásica es la de extender el mismo modelo de papel en la pared y el techo, una propuesta sencilla que fomenta la continuidad y la simetría en espacios irregulares como buhardillas, habitaciones angostas o dormitorios que han surgido de ampliaciones. Ante dicha tesitura no es conveniente optar por diseños muy estridentes ni coloristas, mejor decantarse por tonos neutros, flores liberty, motivos románticos o naif… cualquier modelo intemporal que no condicione demasiado.

Lo mismo sucede con los dormitorios infantiles: Las versiones en pastel con dibujos de nubes o figuras de animales son permisibles de recubrir los paramentos, pero si optamos por algo juvenil o de colores enérgicos centremos la colocación del papel pintado al techo y combinémoslo con otros complementos, antes de que nos arrepintamos o nuestros hijos se nos rebelen.

Para los amantes del “happy chic”abanderado por interioristas como Jonathan Adler, un techo empapelado dará ese toque extra a una decoración urbana, fresca y moderna. Aun eligiendo los típicos motivos florales conseguiremos ganar luz y energía revitalizando los muebles de madera y consiguiendo que resalte la carpintería, sobre todo si el suelo es liso y de acabado mate.

No hay duda de que grafismos y diseños de plena tendencia en moda y decoración dan la campanada en ambientes eclécticos: Desde el efecto craquelado al paisley hindú, motivos que simulan técnicas de estarcido, diseños geométricos, en espiga o espina de pez, animal print, rayas marineras, etc. En las imágenes inferiores apreciamos algunos de estos modelos, sin dejar pasar que las paredes se han pintado a juego o directamente en blanco y todas las piezas de mobiliario juegan la misma partida estética que los techos para que éstos no pierda su protagonismo.

Otros diseños de interés son los papeles pintados que recrean una cierta perspectiva visual: El cielo en todas sus variantes continua siendo el motivo principal, como si no hubiera pasado el tiempo desde los frescos la Edad Moderna. También el efecto 3D ha llegado a la decoración de techos, con motivos cuadrangulares a modo de ajedrezado y falso almohadillado (de mejor manteniento que uno de verdad), o papeles que incluyen relieve y hasta fingen una distribución en forma de azulejo.

Estos motivos con textura ofrecen un acabado elegante y señorial, y una estrategia para llamar la atención sobre su aspecto granulado o de bajorelieve es colocar una lámpara de araña o de múltiples brazos que difunda la luz hacia el techo y le haga brillar. Puesto que son papeles con mucha entidad y presencia, habitualmente se suelen reducir sus tonos a blancos, grises y beige potenciando así la sensación de trampantojo, como si el techo se hubiera cubierto con yeso, piedra, mármol o cerámica.

A pesar de ser una de las propuestas más arriesgadas, ultimamente se apuesta por empapelar el techo con murales decorativos, diseñados en piezas de gran tamaño y a veces a la medida, o personalizados con retratos familiares, montajes fotográficos o colores seleccionados mediante carta RAL de manera que no desentonen con los tonos previamente escogidos para la estancia.

Se trate o no de otra “fiebre” impuesta por las tendencias los techos empapelados resultan prácticos, completan el estilismo de un espacio con mayor facilidad que una colección de cuadros y son factibles de quitar y poner cuando queramos sin necesidad de lijar o repintar ni hacer una gran inversión. Por algo es fundamental “no perder los papeles”.

Imágenes – Design Lovers, Papeles Pintados Hersan, Six different ways, Wall murals gallery


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.