¿Te preocupas demasiado? Así son las personas que se preocupan mucho

Tristeza
Para este artículo queremos poner sobre la mesa una cuestión: ¿Es saludable preocuparse demasiado? Las personas que se preocupan constantemente no suelen afrontar los problemas de la mejor manera, por lo que es importante conocer cuáles son las causas y por qué se comportan así.
La preocupación es parte de la naturaleza humana, sin embargo, hacerlo de una manera compulsiva puede ser dañino para nuestra salud en general. A continuación, te contamos todo lo que rodea a este comportamiento.

Las personas que se preocupan demasiado pueden sentir un malestar constante e intenso y eso puede afectar a su calidad de vida.
Queremos exponer a continuación, cuáles son las 6 características con las que podemos definir a este tipo de personas, ya que aunque no es del todo nocivo ser una persona preocupada, si se es en exceso puede ser negativo, porque hay que recordar que todos los excesos son negativos.
chica pensando en su ex

Preocuparse demasiado es un problema

Como hemos dicho anteriormente, la capacidad de sentir preocupación ante determinadas situaciones es adaptativa. Si la preocupación es constante e intensa pasa a ser un problema.

Siempre dependerá también de la intensidad y de la prevalencia de esa preocupación, se debe tener en cuenta el motivo de las preocupaciones. Esto quiere decir que no está mal sentirnos preocupados, pero puede resultar paradójico que algo con la función de protegernos pueda ser perjudicial.

Tenemos que tener en cuenta que no debemos sentirnos mal si existe un peligro real, sin embargo, si se mantiene ese sentimiento cuando ya no estamos en situación de «peligro» será cuando nos tengamos que estar alerta.

En los casos más severos, las preocupaciones excesivas pueden generar malestar físico, como ocurre con los episodios de ansiedad. El hecho de preocuparse por algo que aún no ha ocurrido resulta limitante y se trata de un síntoma claro de la conducta ansiosa.

Una de las características de las personas que se preocupan demasiado es que tienen un patrón de pensamiento muy rápido y acelerado y además, suelen tener un carácter catastrófico. Es decir, si estudian para un examen, piensa que lo suspenderán, ya que para ellos todo es negativo.

mujer que esta triste

Así son las personas que se preocupan demasiado

A continuación, pasamos a revisar las principales características de las personas que se preocupan demasiado. Las señales son constantes, sin embargo, depende de la persona puede variar respecto a su intensidad.

La ansiedad es una expresión de la preocupación excesiva que limita la vida de quien la padece.

Adelantarse siempre a los hechos

Es la característica principal de quienes se preocupan de manera constante e irracional. Se trata de anticiparse y preocuparse sin motivo alguno. Esto ocurre cuando las personas no son capaces de evaluar el futuro de manera positiva, aunque las probabilidades de fracaso sean mínimas.

Complicaciones para poner en práctica las soluciones

Las personas que se preocupan en exceso son capaces de tener buenas estrategias para solucionar sus conflictos, sin embargo, es difícil que consigan llevarlas a cabo. Esto ocurre porque están enfocados a repasar el problema de manera constante y no dan el paso hacia la resolución. Además, suelen presentar dudas sobre sus capacidades.

Sobreanalizar los problemas

Este análisis abusivo puede ser muy contraproducente si se produce en situaciones de angustia. Darle demasiadas vueltas en la mente a un conflicto puede ser una muy mala opción, porque no lograremos ninguna solución, y hará que se intensifique.

Cuando analizamos una situación de forma repetitiva no estamos poniendo el énfasis en las posibles soluciones, sino que estaremos siempre en el mismo estado del problema.

Poca tolerancia a la incertidumbre

Gran parte de los conflictos que debemos resolver son de carácter inesperado. Una situación problemática nos toma por sorpresa y cambia nuestros planes, esto produce una incertidumbre que no siempre termina en situaciones negativas, pero muchas personas ya se ponen en lo peor y se preocupan demasiado.

Por ejemplo, si una persona recibe una llamada inesperada ya piensa en algo negativo antes de ponerse en una situación positiva.

Todas las personas que se preocupan demasiado asocian de una manera automática la incertidumbre con un desenlace negativo. Otro ejemplo, sería una llamada de un novio o una novia a su pareja y éste piensa que la noticia será negativa como que la relación se va a terminar.

mujer triste en su relacion

No diferenciar lo posible de lo probable

En este caso, existe una dificultad para interpretar la información de manera racional. Ocurre que las personas no logran discernir entre los hechos que pueden ocurrir y los que no.

Podemos sentir preocupación por perder el empleo sin tener ningún indicio de que eso pudiera suceder, esto es una preocupación irracional, y muchas personas con esta preocupación excesiva, no saben diferenciar lo probable de lo improbable.

Mejores recomendaciones para las personas que se preocupan demasiado

Los ejercicios de respiración son una ayuda para reducir la ansiedad y controlar la preocupación. Es importante ratificar que las preocupaciones surgen cuando sentimos que no tenemos control sobre los eventos que están por venir.

Los estilos de afrontamiento para superar las preocupaciones irracionales están basados en una reconstrucción del sistema de creencias y de los esquemas mentales. Para conseguir estos cambios te aconsejamos que hagas lo siguiente:

  • Comunica el motivo de tus preocupaciones.
  • Adquiere hábitos saludables que permitan un descanso de las responsabilidades.
  • Comprende que algunas cosas se nos escapan a nuestro control y debemos aceptarlas.
  • Acepta que ninguna situación es definitiva, en realidad, con tiempo, todo pasa.
  • Aprende y practica ejercicios de respiración.
  • Enfoca el pensamiento en las soluciones más que en el conflicto.
  • Practica la comunicación asertiva.

Estas recomendaciones están enfocadas en el control. La idea es que las personas que se preocupan demasiado comiencen a tener la capacidad de influir de manera positiva sobre sus vidas.

No todas las preocupaciones deben ser negativas

Como hemos analizado en este artículo, las preocupaciones son fruto de nuestra naturaleza, y no podemos evitarlas siempre que mantengamos un buen nivel de consciencia sobre aquellas circunstancias que generan preocupación para que seamos capaces de evaluar con objetividad si son justificadas.

Si detectas que eres una persona que se preocupa demasiado, es importante que empieces a tratar ese síntoma y buscar una ayuda terapéutica guiada por un profesional de la salud mental, busca cambiar tus patrones de pensamiento para mejorar tu salud mental y por ende, salud física.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.