Tarta de zanahoria con frosting de queso

En esta receta te enseñaré a elaborar una tarta de zanahoria o también conocida como carrot cake. Está muy buena para tomar de merienda, de postre e incluso de desayuno. No es pesada y queda con una textura de bizcocho muy esponjosa. Además, está cubierta por un frosting de queso con el que te vas a chupar los dedos.

Ingredientes

Para hacer la tarta de zanahoria necesitarás los siguientes ingredientes (8 personas):

  • 300 g. harina de trigo
  • 150 g. de azúcar blanco
  • 100 g. de azúcar moreno
  • 230 ml. de aceite de girasol
  • 4 huevos
  • 2 cdtas de levadura química
  • 2 cdtas de bicarbonato sódico
  • 1 cdtas de canela en polvo
  • 1/2 cdta de sal
  • 250 g. de zanahoria rallada
  • 50 g. de nueces picadas
  • 50 g. de pasas

Y para el frosting de queso necesitarás:

  • 250 g. de queso Philadelphia
  • 55 g. de mantequilla
  • 250 g. de azúcar glass
  • 1 cdta de extracto de vainilla

Elaboración

En la siguiente vídeo receta puedes ver explicada la tarta de zanahoria paso a paso, para que te resulte más fácil su elaboración. Ya verás como es más sencilla de lo que puede parecer.

Repasemos todos los pasos que debes seguir para elaborar la tarta de zanahoria y que te quede riquísima, así no te olvidarás de nada y podrás consultarlo siempre que la quieras hacer.

Tarta de zanahoria

Lo primero que debes hacer es precalentar el horno a 180ºC, y mientras podemos ir mezclando los ingredientes de la tarta.

Tamiza en un cuenco la harina, la levadura química, el bicarbonato de sodio y la canela en polvo, y resérvalos.

En otro cuenco bate los huevos, echa el azúcar blanco y el azúcar moreno, y sigue batiendo hasta que doblen su volumen. Incorpora el aceite de girasol y continúa batiendo para que todo se integre a la perfección.

Ahora que tenemos esos dos cuencos con las diferentes mezclas, es el momento de juntarlos, así que integra los ingredientes tamizados poco a poco y ayúdate de una cuchara de palo. Cuando estos ingredientes estén mezclados ya puedes echar la zanahoria rallada, las nueces y las pasas. Remuévelo todo muy bien para que se mezclen.

Vamos a meter la mezcla en el molde. Debes cubrirlo con papel sulfurizado o engrasarlo con el aceite para que no se nos pegue la tarta al molde. Vierte la masa dentro del recipiente e introdúcelo en el horno que has precalentado a 180ºC durante aproximadamente 1 hora. El truco para saber si la tarta está hecha es pinchar con un tenedor o un cuchillo y si éste sale limpio es que ya está lista, si por el contrario sale manchado aun le falta un poco de horneado.

Frosting de queso

Mientras la tarta se hornea puedes preparar el frosting de queso. Para ello, bate durante unos minutos la mantequilla a temperatura ambiente, y a continuación añade el queso y el extracto de vainilla. Sigue batiendo añadiendo al mismo tiempo el azúcar glass, hasta que consigas una masa homogénea. Resérvalo en la nevera.

Cuando la tarta ya esté en su punto sácala del horno y deja que enfríe un poco. Debes cortarla por la mitad horizontalmente. Ábrela y aplícale una capa generosa del frosting y vuelve a ponerle la otra parte encima como si fuese una tapa. Ya sólo te falta cubrir la tarta entera con lo que queda de frosting de queso.

Si la metes en la nevera el frosting endurecerá un poco y quedará mejor. Esta tarta está más rica incluso al día siguiente de haberla hecho.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *