Suscripciones mensuales, ¿cada vez más o menos adeptos?

Hace menos de un año, aterrizó en el sector del consumo de cosmética un nuevo modelo de negocio, las suscripciones mensuales de miniaturas de productos o lo que también es llamado sampling cosmetico un tipo de empresas que a través de suscripción te envío a domicilio una caja todos los meses con 4 o 5 productos cosméticos de diferente marcas de belleza y cuidados personales y por la cual pagas 15 euros al mes.

Desde mi opinión creo que al principio tuvieron muy buena acogida, por los distintos medios del sector, y sobre todo entre blogueras y aficionadas a la cosmética.
Una de la cosas que más me gustan de este tipo de suscripciones como por ejemplo la suscripción a Glossy Box es que el envío de su cajita es de lo más coqueta, muy bien presentada y te da la posibilidad de probar distintas miniaturas de marcas que quizás no te atreverías a comprar sin antes probarlas.

Pero no solo es un tirón para las usuarias. Para las marcas este tipo de modelo es una opción para llegar a miles de posibles futuras clientas que van a conocer su producto de primera mano, lo van a testar y si les convence, en un futuro no muy lejano lo comprarán, por lo que es un escaparate perfecto para hacer branding. Ya que ha servido para dar a conocer el producto en webs, blogs especializados y en redes sociales.

El producto está muy bien en sí, pero creo que si no evoluciona a algo diferente, no dará más. Por un lado se seguirán consiguiendo suscriptoras pero cada vez más éstas pedirán cosas diferentes. Ellas querrán recibir productos que encajen con sus gustos y necesidades. Tendrán otro tipo de inquietudes que si no las ven cumplidas, provocará la baja en la suscripción, o la búsqueda de algunas empresas que hagan algo parecido.

¿Qué opinas sobre las suscripciones mensuales? ¿Cómo crees que será su evolución?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *