Sopa de calabaza con crocantes

Ideal para una noche de invierno. Esta receta es muy sustanciosa y nutritiva.

Ingredientes:

Calabazas con la parte superior cortada y sin semilla 1
Aceite de oliva 5 c
Manteca 2C
Sal, pimienta c/n
Cebolla picada 1 pequeña
Caldo de verduras 400 grs ( 2 tazas)
Perejil 2 C
Crema de leche 50 grs

Crocante de calabazas:

Pulpa de calabaza
Sal c/n
Tomate sin piel y sin semilla cortado en concassé 1

Preparación:

Colocar aceite de oliva en la parte interna de las calabazas y apoyarlas en una asadera con un cm de agua. Cocinar al horno a 180 º C por una hora aproximadamente, o hasta que se pueda retirar la pulpa, hacerlo con la ayuda de una cuchara dejando 1/2 cm de espesor en el borde.

Saltear la cebolla picada con manteca en una sartén. Colocarla en la licuadora, junto con la pulpa de la calabaza cocida el caldo y la crema.

Rectificar la sazón (Tendremos lista la sopa).

Rellenar la calabaza con la sopa caliente.

Crocante de calabazas:

Usando la mandolina o un cuchillo afilado cortar la parte superior de la calabaza en lonjas muy finitas. Apoyarlas en una placa anti-adherente. Sazonar. Llevar a horno 160ºC por 30 minutos (ó hasta que queden crocantes) Tener cuidado, ya que se queman muy fácilmente. Se pueden guardar en un recipiente bien cerrado, a temperatura ambiente.

Colocar una calabaza con sopa en el centro de cada plato. Decorar encima con crocantes de calabaza, y tomate concassé. Espolvorear la sopa con un poco de perejil picado. Disponer alrededor del plato algunos crocantes de calabaza.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *