Síndrome del cuidador: qué es y cómo tratarlo

Cómo saber si tengo síndrome del cuidador

¿Has oído hablar del síndrome del cuidador? Quizás por ese nombre no sepas bien de qué estamos hablando pero seguro que cuando lo analicemos un poco más, te des cuenta de que lo estás sufriendo realmente. Porque es algo que lo podemos llegar a sufrir todas y cada una de las personas cuando estamos pendientes, numerosas horas al día, de alguien que esté enfermo.

Algo que quizás nosotros vemos cómo cansancio o tristeza por la situación que estamos viviendo y sí, así es, pero que tiene más repercusión. Porque puede llegar a afectarnos de una manera bastante importante. Así que, no está de más saber un poco más sobre el síndrome del cuidador para intentar tratarlo y seguir con nuestro trabajo antes de que sea demasiado tarde.

¿Qué es el síndrome del cuidador?

Cuando una persona convive o tiene que cuidar muchas horas a otra que es dependiente, entonces comenzamos a hablar del síndrome del cuidador. Porque en este, se va produciendo un desgaste, que es inevitable. Dicho desgaste afecta a la parte emocional pero también a la fisica, ya que se encontrará más cansado que nunca. De manera que todo llegue a afectar a su vida personal y vida de cada día. Sabemos que cuidar de una persona enferma es un trabajo realmente complicado porque no hay descanso. Es habitual que la persona cuidadora llegue a enfermar y como piensa que no se lo puede permitir, dará lugar a problemas más graves.

Síndrome del cuidador

¿Cómo saber si tengo el síndrome del cuidador?

Si estás atravesando una situación como esta seguro que quieres saber si tienes el síndrome. Para averiguarlo, nada como determinar ciertas señales que serán las que nos indiquen si estamos en esa fase de la enfermedad. Ya que cuando ya los síntomas comienzan a hacer su aparición, se le denominará el síndrome del cuidador quemado y son los siguientes:

  • Tienes un gran cansancio que no mejora ni tras haber dormido lo suficiente.
  • Las molestias en tu cuerpo aparecen en forma de dolores de cabeza, de espalda, contracturas y hasta mareos.
  • La pérdida de apetito es otro de los síntomas más frecuentes.
  • Así como el insomnio porque el estrés no permite que el cerebro ni el cuerpo descanse.
  • Te sientes apagado y descuidado, sin interés por casi nada.

Cómo evitar la sobrecarga del cuidador

¿Cómo tratar el síndrome del cuidador?

No es fácil tratar este síndrome, porque queremos hacer todo lo posible por la persona enferma. Pero aún así, debemos cuidarnos también nosotros sino, no podremos seguir ayudándola. Así que, conviene que el primer paso que des sea para pedir ayuda. No debes sentirte mal por ello sino todo lo contrario. Todos necesitamos que nos tiendan una mano de vez en cuando y verás cómo todo mejorará.

Otro de los puntos vitales es que no te guardes todo lo que tienes en tu interior. Intenta acercarte más a esas personas que te rodean y con las que puedes hablar abiertamente. Expresa tus emociones, habla de lo que te gustaría, de lo que cambiarías y mucho más. Es una manera de liberar lo que tenemos dentro. A pesar de todo el trabajo que tienes y del poco tiempo libre, debes buscar unos minutos para ti: para tus necesidades, para realizar alguna actividad física y para cuidarte en general.

¿Cómo evitar la sobrecarga del cuidador?

Es similar a lo que acabamos de mencionar y es que necesitamos prestarnos atención. Porque ya sabes que si nosotros no estamos al 100%, no podremos seguir cuidando a la persona enferma. Por ello, debes establecer una especie de equipo con más familiares o personas que te puedan ayudar a dividir el tiempo en el cuidado. A partir de ahí necesitas hacer técnicas de relajación, practicando la respiración porque te ayudarán a relajarte y a poder conciliar el sueño. Prueba también a unirte a grupos que estén pasando por lo mismo para poder poner en práctica los consejos que recibas.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.