Silla de escritorio: cómo elegir la correcta

Silla de escritorio

¿Estás pensando en comprar una silla de escritorio? Entonces te dejamos con algunos de los consejos prácticos que necesitas seguir para que tu compra sea todo un acierto. Ya que a veces nos lanzamos a comprar la primera que vemos y a la larga nos resulta de lo más incómoda. Si te ha pasado, entonces déjate llevar por todos estas ideas que te ofrecemos y que al ponerlas en práctica disfrutarás el doble.

Tanto si necesitas una silla de escritorio para tus hijos como para ti, que estás todo el día trabajando frente al ordenador, necesitarás que la comodidad se apodere de tu cuerpo. Ya que gracias a elegir la silla correcta dejaremos de lado muchos de los dolores de cervicales y lumbares que a veces nos acechan. ¡No te pierdas todo lo que sigue porque te interesa!

¿Qué tener en cuenta para comprar una silla de escritorio?

  • Su material: te puedes encontrar con sillas de malla así como de polipiel. Las primeras son transpirables lo que hacen que no tengas tanto calor en épocas estivales y de este modo, pueden ser más cómodas. Pero es cierto que las de polipiel tienen la ventaja de que se limpian de una manera más sencilla. Elige las que sean acolchadas, sobre todo en la parte del asiento pero también en el respaldo, para garantizar comodidad.
  • Regulable en altura: cada persona puede estar cómoda con una altura diferente. Por eso necesitamos que las sillas se puedan regular. La gran mayoría de estas sillas tienen opción de elevarse hasta los 57 centímetros. Recuerda que siempre es preferible que la silla esté más baja, unos 15 o 20 centímetros que el escritorio.
  • Elige sillas ergonómicas: esto hace que se puedan adaptar a tu cuerpo y no tú a ellas. Recuerda que para probarlas, tus pies deben pisar bien el suelo y que las piernas hagan un ángulo de 90º. Eso sí, mira que el asiento no sea demasiado pequeño porque esto puede causar incomodidad.
  • Reposabrazos ajustables: lo cierto es que nos encanta que todas sus partes sean ajustables. Porque como decimos, también irá en función de la persona, de su altura y necesidades. Así que, revisa este detalle antes de lanzarte a comprar la silla de escritorio.

Consejos para comprar sillas de escritorio

¿Cómo debe ser el respaldo de una silla de escritorio?

Otro de los puntos básicos que debemos tener en cuenta es el respaldo de la silla. Antes no lo citamos pero ahora te lo explicamos un poco mejor. Con un acabado acolchado, será más que perfecta para poder descansar tanto la zona superior de la espalda, como la inferior de los lumbares. Por lo que para tu comodidad, tu espalda debe poder apoyarse por completo en la silla. No se debe forzar sino que el respaldo debe adaptarse a nuestra columna y a su forma. Así que, lo mejor es que el respaldo también sea reclinable. Es una manera de ir adaptándolo a nuestras necesidades  y de poder descansar la espalda cuando más lo necesitamos.

Cómo elegir la silla de escritorio

¿Cuántos años dura una silla de escritorio?

Si le damos un cuidado necesario, una silla de escritorio nos puede durar alrededor de unos 8 años. Es cierto que no es lo mismo si hablamos de una silla para los más jóvenes de la casa, porque crecen y porque tienen sus necesidades y habrá que ir adaptándolas a ellos. Pero por regla general sí que para tu trabajo puede ser que llegue hasta los 10 años. Eso sí, cuando veas que la silla ya no resulta cómoda, no se ajusta como antes, entonces no tengas en cuenta los años sino tu cuerpo y necesitarás cambiarla por tu salud. ¡Ahora ya no tienes excusas para no elegir la silla que más te convenga!


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.