Si piensas que tener hijos salvará tu relación, ¡mejor piénsalo otra vez!


Hay parejas que pueden estar pasando momentos de crisis, quieren encontrar una solución a toda costa. Tener una familia feliz, que el matrimonio funcione y que la vida personal sea equilibrada requiere mucho trabajo y sacrificio. Cuando una pareja se convierte padres la vida cambia completamente. En este sentido, es necesario que la pareja esté sana y equilibrada para poder llevar acabo una buena crianza.

No tengas hijos para salvar tu matrimonio

Si quieres tener hijos, está bien. Pero para tenerlos primero, tendrás que salvar a tu matrimonio. Una pareja que no está feliz o que cree que se va a romper no debe tener hijos para salvar la relación. Es necesario que si dos personas se quieren y están pasando por un momento de crisis en su pareja, primero busquen las soluciones adecuadas para estar bien de nuevo.

Si es necesario se puede buscar terapia de pareja para conseguir mejor un resultado exitoso. Saber qué que está fallando en la relación y buscar soluciones donde ambos se sientan contentos y felices dentro del núcleo de la pareja.

Una vez que la pareja haya solucionado todos los problemas y de nuevo se sientan bien Y felices estando juntos, entonces será el momento de empezar buscar un bebé. Es decir, de empezar a crear un proyecto de familia.

Cuando se tiene un bebé todo cambia

Cuando se tiene un bebé todo cambia, y la pareja necesita estar muy fuertemente unida para que todo funcione bien. Si la pareja está rota emocionalmente no tendrá la fuerza y la energía suficiente para poder criar aun bebé como se merece. La pareja debe ser un buen equipo, un equipo unido que sepan saltar los obstáculos que la vida les vaya poniendo por delante.

Las parejas pasan de tener todo el tiempo para ellos a no tener apenas un minuto ni para mirarse al espejo. El cansancio y la falta de sueño puede hacer que una pareja se resienta si no están fuertemente unidos. La vida comienza a girar entorno al bebé y al trabajo, los padres se sienten cansados todo el tiempo.

Si no son un equipo fuerte, entonces las peleas pueden comenzar. Pueden notar que todo empieza a cambiar, que nada es igual. Incluso pueden confundirse y creer que ya no se quieren como antes, pero esto no tiene que ser así, simplemente el cansancio nubla la mente. Pero, ¿te imaginas que esto te ocurriera estando tu relación en la cuerda floja? Entonces probablemente, se rompería del todo. Por este motivo resulta tan importante primero, cuidar tu relación antes de tener hijos.

Primero sed felices, después, padres

Las parejas que quieran tener hijos, primero tendrán que aprender a ser felices, a quererse incondicionalmente y sobre todo, a ser un buen equipo. Cuando tengan todo esto en marcha, entonces y solo entonces, podrán comenzar a plantearse tener hijos.

Los hijos son una responsabilidad que dura toda la vida, y ellos merecen ser felices, y la mejor forma de serlo es teniendo a unos padres que también son felices.


Categorías

Bebés, Madres

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.