Si no tienes reparador labial en casa toma nota a estos remedios caseros

  

El tiempo en primavera es muy cambiante, podemos tener temperaturas que rozan los 30 grados hasta los 10 grados en algunas zonas de la península. Además, el uso de los primeros aires acondicionados en los establecimientos en contraste con la temperatura de la calle puede hacer que se nos resequen los labios sin darnos cuenta.

Causas por las que se agrietan los labios

Existen varias causas que nos provocan esa sequedad y agrietamiento labial:

  • Cambios de temperatura.
  • Baja humedad ambiental.
  • Falta de vitaminas, especialmente A, B y C.
  • Mala digestión.
  • Deshidratación.
  • Fumar y beber alcohol en exceso.

No siempre tenemos a mano un reparador labial, el agrietamiento aparece sin avisar y empieza a afectarnos en muy poco tiempo provocando heridas y picazón.

Remedios caseros para tratar labios resecos

Tanto el frío como el sol, la falta de humedad en el ambiente puede provocar daños en los labios. La piel que recubre los labios es fina y sensible y se resiente rápidamente. No posee melanina suficiente, es decir, el pigmento que protege la piel, por ello, toma nota de los siguientes remedios naturales para tenerlos siempre presentes cuando los necesites.

Aceite oliva

El aceite de oliva es ideal para consumirlo en crudo o en cocina caliente, sin embargo, sus propiedades traspasan fronteras y su uso cutáneo es perfecto para tratar varias dolencias, entre ellas, los labios agrietados.

Con ayuda de una algodón, mojaremos con un poco de aceite de oliva los labios hasta empaparlos completamente. Dejamos actuar hasta que todo el aceite haya sido absorbido. Es perfecto aplicarlo antes de dormir durante tres días seguidos.

Miel

Posee propiedades antisépticas e hidratantes. Se utiliza para multitud de tratamientos de belleza y uno de ellos es el mantenimiento de unos labios carnosos y sin grietas. Podemos utilizarlo directamente en la zona afectada y dejarlo actuar durante 15 minutos.

Puedes preparar tu misma una protector a base de cera virgen de abejas y una cucharadita de aceite de almendras. Primero derrite en baño maría la cera con el aceite y deja reposar hasta que se solidifique de nuevo. Obtendrás tu propia cera labial casera.

Manteca de karité

Quizá no hayas oído hablar de esta mantequilla, sin embargo, posee grandes propiedades para la piel y es hora de que la introduzcas en tu protección y mantenimiento de belleza. Se puede conseguir en multitud de tiendas y es muy práctica. Tan sólo aplícala en los labios de manera continuada hasta que vuelvan a su estado natural.

Azúcar

El azúcar se utiliza muchas veces como un exfoliante natural, sus granos ayudan a eliminar las células muertas. Te recomendamos realizar masajes circulares si el estado de tus labios no están muy agrietados y no sangran. Mezcla 10 gramos de azúcar con una cucharada de aceite de oliva o de almendras para conseguir una pasta untuosa lista para masajear la zona afectada.

Leche

Este lácteo es fantástico para tratar el enrojecimiento de la piel y la inflamación, por esta razón, muchas personas protegen su piel con leche una vez han tomado el sol. Es por ello, que también se puede utilizar como bálsamo labial, igual que el yogur griego o un yogur natural.

Aloe vera

Este cactus es perfecto para el tratamiento natural de la piel, tiene grandes propiedades que favorecen a la cicatrización de las heridas, reduce la hinchazón, evita una piel seca y ayuda a mantener unos labios carnosos. Podemos cortar una parte del cactus para rescatar su gel y colocarlo en los labios agrietados. Deja actuar durante unos minutos hasta que se haya absorbido en su totalidad.

Vaselina

La vaselina tiene muchos modos de uso, tanto para la piel como para el día a día en el hogar. La vaselina protege la piel del sol, el frío o el viento. No dudes de comprar un bote de vaselina y tenerlo siempre a mano en casa para tratar la sequedad labial.

Es muy molesto tener los labios agrietados, duele, se siente picazón, irritación y si no se cura rápidamente pueden generarse heridas más graves. Es importante mantenerse bien hidratado para que el cuerpo tenga la suficiente agua en el organismo para no secarse y defenderse del viento, del frío o de los rayos del sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *