Si discutes con tu pareja delante de tu hijo le estás haciendo daño

Discutir delante de los hijos

Es muy probable que alguna vez hayas escuchado que no se debe discutir con la pareja delante de los niños, así es. No se debe discutir nunca delante de tu hijo o hijos porque sin darte cuenta le estarás haciendo daño y estarás perjudicando su buen desarrollo social y también le estarás haciendo daño en sus emociones. Existen estudios que muestran que cuando existe demasiada discordia familiar en realidad se altera el cerebro de los niños y hacen que procesen las emociones de manera diferente.

Hay familias que tiene más o menos conflictos y es necesario que tomen conciencia de ello para poder mejorar las relaciones y la energía en el hogar. Los niños aunque parezca que no están presentes porque no intervienen en muchas ocasiones, lo que ven y lo que escuchan les afecta enormemente. Además y por si fuera poco estarán ante un modelo de relación negativo y poco adecuado para su desarrollo.

 

Los conflictos en casa

Los niños que están presente cuando sus padres discuten y además lo hacen a menudo, aprenderán que es un modelo adecuado de relación y que discutir es lo normal. Se sentirán mal y sus emociones se verán afectadas, sentirán rabia e impotencia y muy probablemente no sabrán qué ocurre y qué deben hacer. Muchos niños en la etapa egocéntrica piensan que son los causantes del conflicto y pueden sentirse culpables de forma injustificada.

Discutir delante de los hijos

 

Un niño que vive en un hogar donde los conflictos son diarios recibirá un mensaje equivocado de cómo son las relaciones interpersonales en los adultos y la percepción de la felicidad o del bienestar emocional será diferente a los niños que no tienen que soportar las discusiones de sus padres a cada momento.

Crean problemas sociales en los niños

Los niños que viven problemas y discusiones en casa porque sus padres no son capaces de poder frenar su conductas negativas ante ellos, pueden tener graves dificultades en su relación con los demás. Al no saber cómo deben comunicarse con los demás ni tampoco a tener empatía o a ser asertivos tendrán muy complicada la tarea de hacer amigos.

Todo esto puede agravar la confianza y la autoestima en los pequeños, pueden sentir la necesidad de aislarse socialmente por miedo a que le hagan daño.

Buscar las formas de no discutir delante de los niños

A veces los nervios pueden hacer que los momentos de tensión estallen delante de los niños pero los padres deben buscar la forma de que los niños no se enteren de las discusiones. Los niños no deben escuchar los reproches, los insultos o las mentiras que os podáis decir. Es necesario que cojáis los conflictos de pareja y os marchéis a otra habitación o que guardéis las discusiones para cuando los niños ya están dormidos.

Además, si la relación de pareja que tienes con el padre de tus hijos es demasiado conflictiva, será necesario que busquéis ayuda de algún profesional especializado en las terapias de pareja ya que si hay amor, puede haber una solución. Pero no está permitido que se falte el respeto a la otra persona, o que existan gritos en casa para hablar las cosas… es necesario entender los propios sentimientos y buscar las palabras adecuadas para expresarlos.

Discutir delante de los hijos

Como padres sois todo un ejemplo para los niños y ellos aprenderán a comunicarse y a relacionarse con los demás viéndoos a vosotros. No caigáis en el error de dejar que los malos modos o la impulsividad se muestren en las discusiones, es necesario aprender formas para hablar constructivamente, buscando soluciones desde la empatía y la asertividad.

¿Discutes delante de tus hijos o evitar hacerlo a toda costa?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *