Si alguna vez os habéis preguntado si el ritmo se lleva en la sangre

¡Què dìa más ajetreado!,cuando creì que iba a pasar el resto de la mañana y la tarde tumbada en la piscina leyendo una revista(que no estoy hoy para pensamiento profundos ni para prestar atenciòn al sentimiento que despierte la vida en otros escritores) una simple llamada de telèfono hizo que el mundo comenzara a moverse con una rapidez alarmante:que si en 20 minutos tenìa que estar a 47 km del punto dònde me encontraba;que si antes tenìa que parar para comprarle leche a mi hija a quien tuve que explicarle en 2 sg. por què le quitaba el bañador que acababa de ponerle para ir a bañarnos;que si yo sin mi cafè no soy nada y que las prisas superan el lìmite establecido para mi equilibrio personal.

Una vez lleguè al punto de llegada todo era un caos.En fin,que no hay dìa que pueda relajarme sin que nadie llame al telèfono y requiera mi presencia.Además, la idea que tuve ayer de rebajar un poco la cantidad de alimento que ingiero se ha visto fracasada al excusarme por la pèrdida de energìa matutina.Asì que al mediodìa me he zampado unas gambas rebozadas y un plato de croquetas de espinacas.

Creì que ya nada podrìa alarmarme ò llamar mi atenciòn,pero chicas,tenèis que ver èste vìdeo.Y es que hay niños que nacen bailando.Te vas a quedar con la boca abierta,te lo aseguro.Es francamente sorprendente.Por lo que creo que si me quedaba hoy algo por ver ya lo he hecho.Si hay alguien en la sala que estè aprendiendo a bailar samba ponerse al lado de èste casi recièn nacido serìa ponerse en ridìculo.Fantástico.

via I TDW


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *