Sé un padre o una madre flexible y el comportamiento de tus hijos mejorará

La flexibilidad es necesaria en la educación de los hijos. Cuando se es un padre demasiado permisivo o demasiado autoritario las consecuencias negativas serán notables, es mejor ser flexibe. Los niños necesitan autoridad para poder desarrollarse correctamente, pero al mismo tiempo, necesitarán flexibilidad en las normas y en los límites.

Las normas y los límites son necesarias para que los niños puedan sentirse seguros y protegidos. Necesitan saber que sus padres tienen el control de la situación y sobre todo, saber que pueden tener cierto poder en las decisiones que ellos toman.

Las consecuencias en la educación flexible

Para que exista una crianza flexible y adaptada a tus hijos, deberás determinar el tipo de consecuencias que tendrán tus hijos cuando no cumplan las normas impuestas en el hogar. Pero estas consecuencias las deben conocer tus hijos, porque solo de esta manera serán capaces de tener cierto autocontrol en su toma de decisiones. Esto potenciará su pensamiento crítico y la empatía con los demás y el entendimiento de sus propias emociones.

Es necesario ser flexible porque lo que quizá sirve esta semana, puede que no sirva para la semana que viene. Por eso, es importante mantener conversaciones con los hijos sobre los comportamientos aceptables y no aceptables.

Las estrategias de enseñanza deberán ir cambiando a media que tu hijo crece porque no servirá la misma estrategia para un niño de 5 años que para un adolescente de 15. Es necesario estar preparado para las conversaciones con los hijos en crecimiento para que podáis entenderos todos en el proceso de disciplina y la guía del buen comportamiento de tus hijos.

Los niños deben entender las cosas

Para que los niños tengan un mejor comportamiento es necesario que entiendan el por qué de las cosas y de las normas. Cuanto más claro puedas hacer el proceso para el niño, más probabilidades habrá de que las cosas sean justas y correctas para todos. Involucrarlos en las conversaciones sobre lo que ellos creen que son consecuencias justas también es efectivo al establecer medidas disciplinarias para el comportamiento.

Los niños necesitan amor y seguridad todo el tiempo, puesto que cuando existe el amor incondicional y el respeto por los hijos, la disciplina positiva y efectiva existirá automáticamente. El objeto es mostrar amor a los hijos, tanto en lo bueno como en lo malo. Los niños deben sentirse amados incondicionalmente a pesar del comportamiento que puedan tener en un momento determinado.

El amor es parte de la disciplina

El amor hacia los hijos es parte de la disciplina, y además es muy necesario. Si amas a tu hijo, quieres que se desarrolle como un adulto emocionalmente sano y equilibrado, entonces la disciplina en el hogar será necesario todo el tiempo.

Si bien disciplinar a los niños puede resultar cansado, es necesario para que en el hogar exista un ambiente de paz y amor en todas las direcciones. Es cierto que los conflictos existirán durante toda la vida, pero el secreto está en saber cómo manejar la situación para que la situación no os maneje a vosotros.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *