¿Se puede ser feliz sin tener pareja?

sin pareja bezzia (1)

¿Se puede ser feliz sin tener pareja? Puede que esta simple pregunta te parezca una obviedad. Pero en ocasiones, las cosas más sencillas disponen de complejos matices. Lo lógico y más saludable es responder que sí ante esta pregunta. Las personas, antes de establecer una relación afectiva, tenemos que desarrollarnos como seres autónomos, maduros y capaces de disponer de nuestra propia autonomía, y en consecuencia, de felicidad.

Pero en realidad, son muchos quienes no conciben el hecho de estar “sin pareja”. Sienten un vacío existencial y emocional considerable que sólo logran cubrir teniendo a alguien a su lado. De algún modo, se establecen relaciones basadas en una clara dependencia, en un apego inmaduro donde no siempre se consigue construir una relación saludable. Hablemos hoy sobre esta interesante pregunta que dejamos en el aire, para que también tú nos des tu opinión.

Ser feliz como persona, para aportar felicidad a una posible relación posterior

sin pareja bezzia (4)

Esta sería la clave principal. En primer lugar, antes de ser pareja, debemos ser “persona”. Algo tan elemental encierra en realidad interesantes conceptos que hemos de tener claros:

  • Debemos desarrollar un buen autoconcepto. Si yo sé cómo soy, sé también qué necesidades tengo y qué clase de persona es la que debe formar parte de mi vida, la que puede hacerme feliz.
  • La importancia de quererse a uno mismo. Algo esencial. Si no partimos de una buena autoestima y de una correcta y fuerte percepción de nuestra persona, no haremos más que proyectar en la pareja nuestras propias inseguridades. Ten en cuenta por ejemplo que la mayoría de relaciones tóxicas tienen como base una profunda inseguridad por parte de algún miembro de la pareja. La misma que provoca las situaciones de celos. De desconfianza. El pensar que van a ser abandonados por que no son “lo bastante buenos”. Si dispones de madurez y confianza, este tipo de dimensiones no aparecerán.
  • Disponer de tus propios valores, de tus aficiones y de tu propio círculo social. El disponer de un carácter propio y una personalidad bien definida, nos va a ayudar a afrontar muchos de los problemas que pueden surgir el día de mañana en una relación de pareja. Cada uno de nosotros debemos disponer de nuestra propia escala de valores. La misma con la que poder juzgar qué está bien y qué está mal. Sabes lo que estás dispuesta a aceptar y lo que no. Todo ello son aspectos que te van a dar fortaleza, a la vez que vas a enriquecer la relación con ese carácter propio, con esas aficiones, conocimientos y detalles con los cuales, compartir con la persona elegida.

Todos estos aspectos nos demuestran claramente, que es esencial madurar como persona para poder establecer una relación de pareja más saludable. Más feliz. Ahí donde no hay manipulaciones, donde no ser dependientes. Dónde construir una relación de igualdad en la cual, enriquecernos entre los dos.

No es indispensable tener pareja para ser feliz

sin pareja bezzia (3)

Sabemos que no hay nada más intenso y satisfactorio que estar enamorado. Que llevar una vida conjunta en armonía y tranquilidad. Pero ¿quiere eso decir que el ser humano sólo encuentra su felicidad estando en pareja? En absoluto. No es indispensable. Es más, aquellas personas que sienten la necesidad esencial de tener a alguien a su lado para sentirse “completos/as”, suelen desarrollar un tipo de apego ansioso e inseguro en sus relaciones, donde no siempre se consigue una felicidad real.

Entonces ¿qué tipo de beneficios nos puede aportar el hecho de no tener pareja en determinadas temporadas?

  • Ser uno mismo, tiempo para ti y para conocernos un poco más: en ocasiones, tras terminar una relación de pareja necesitamos de estas sencillas dimensiones para recuperarnos. Durante un tiempo determinado hemos formado parte de un proyecto construido entre dos. Ahora, sería el momento ideal para pensar en ti misma y elegir nuevos caminos. El no tener pareja en un momento dado es una oportunidad también, para avanzar en otros aspectos. Personal o emocionalmente, no importa. Es disfrutar de tu tiempo y de tu espacio.
  • Valorar lo aprendido y elegir nuevos caminos. Las personas vivimos ciclos, etapas, intervalos de tiempo en los cuales, nuestra vida es de un modo, hasta que por la razón que sea, dicho ciclo se termina. Nunca debes estancarte en el pasado, las personas debemos aprender a asumir, aceptar y luego a avanzar. Y nada mejor que adquirir un conocimiento determinado de todo lo aprendido. De este modo, iniciaremos en el futuro nuevas relaciones siendo un poco más sabias, sabiendo dónde están nuestros límites y sabiendo qué es lo que deseamos.

Para concluir. Las personas somos básicamente seres solitarios con necesidades propias que en un momento dado, elegimos vivir en pareja. Puede que esa relación tenga éxito o no. Pero lo esencial, es ser siempre nosotros mismos. Querernos. Sentirnos orgullosas de cómo somos y de lo que tenemos. No hay que tenerle miedo a la soledad al igual que tampoco vale la pena cerrarnos las puertas a nuevas relaciones.

El amor es una aventura que siempre merece la pena. Pero más importante es sin duda tu propia felicidad, esa que uno mismo ha de saber obsequiarse cada día y en cada momento. ¿Estás de acuerdo?

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *