Sal de Epsom para la belleza

sal epsom

La sal de Epsom es en realidad sulfato de magnesio, un compuesto de magnesio, azufre y oxígeno. El nombre proviene que el sulfato de magnesio fue descubierto en un manantial salino amargo de Epsom, una ciudad de Inglaterra.
Este mineral natural tiene posee una amplia gama de beneficios y usos, tanto medicinales como para la jardinería o labores artísticas.

En cuanto a la belleza, la sal de Epsom tiene incontables usos que puedes aprovechar, toma nota de estos consejos:

Acondicionador

Si tienes el cabello fino y lacio, la sal de Epsom puede ayuda a tener algo más de volumen.
Simplemente hay que mezclarla con el acondicionador, en partes iguales, y aplicar sobre el pelo dejando actuar por 20 minutos, luego enjuagar con abundante agua.

Exfoliante

Gracias a su textura, la sal de Epsom es un efectivo exfoliante. Simplemente hay que frotarla en todo el cuerpo, sola o mezclada con el gel de ducha para evitar posibles lesiones en la piel.

Máscara Facial

Las propiedades exfoliantes de la sal de Epsom pueden ser de utilidad cuando se trata de la cara, pero cuando se la mezcla con otros ingredientes, adecuados al tipo de piel, se obtiene una máscara facial increíble.

Para piel normal a grasa, mezcla media cucharadita de sal de Epsom con 1 cucharada de coñac, 1/4 de leche descremada, 1 huevo y el jugo de un limón. Aplica sobre la piel húmeda y deja durante 15 a 20 minutos. Enjuaga con agua tibia.

Desengrasante para el pelo

La sal de Epsom elimina el exceso de sebo del pelo, para usarla hay que mezclar 1/2 cucharada de champú con 9 cucharaditas de sal de Epsom.
Aplica una cucharada de la mezcla, haz espuma y enjuaga con agua fría, seguidamente aplica vinagre diluido con agua, deja reposar por 10 minutos, y aclara.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *