¿Sabes qué es la infidelidad emocional?

??????????????????

Todas sabemos lo que es la infidelidad. Habitualmente lo asociamos a ese engaño donde existe siempre una traición física, ahí donde nuestra pareja nos miente llevando una relación con otra persona a escondidas. Pero existe otro tipo de infidelidad más sutil y difícil de percibir, en la cual, se llega a establecer una conexión especial con alguien. Una conexión emocional donde no hay roce ni contacto físico. Hay quien no lo considera como una traición tal cual, pero la realidad nos dice que puede llegar a ser un hecho tan o más doloroso que una infidelidad física.

Ese amigo del trabajo con el cual compartimos confidencias, ese con quien nos escribimos frecuentes mensajes o con quien mostramos incluso inocentes flirteos…no llegamos a engañar a nuestras parejas, sin embargo, no deja de ser una infidelidad en la cual hemos establecido una serie de emociones y sentimientos que, posiblemente, no mostramos con nuestros compañeros. Son conexiones profundas donde no hacen falta besos o instantes de almohada para desarrollar un tipo de relación paralela. ¿Es una amistad o es algo más? Te explicamos una serie de dimensiones que nos ayudarán a entender un poco mejor este tema tan complejo.

¿Eres un infiel emocional?

infidelidad emocional pareja bezzia

Según un estudio realizado por la Universidad de Chicago y el Huffington Post, la mayoría de hombres y mujeres consideran que la infidelidad emocional es también un modo de engañar a la pareja. Sin embargo, y aquí llega la auténtica paradoja, no se opina de igual forma cuando uno mismo es el propio involucrado. ¿Por qué ocurre esto? La realidad es que solemos juzgarnos a nosotros mismos por nuestras acciones, mientras que a los demás, lo hacemos por sus intenciones: “Yo no he llegado a traicionar físicamente a mi pareja, por lo tanto, no ha habido infidelidad. Pero tal vez él, aunque no la haya hecho, sí lo ha deseado”

Tal y como podemos ver es un campo donde se pueden conjugar muchas emociones y dificultades en el mundo de la pareja e incluso en el propio campo personal. Situaciones en las que nos vemos de pronto conviviendo con una persona, pero a la vez, fantaseando con otra. Soñando y estableciendo otro tipo de vínculo muy estrecho con otro hombre que no es nuestra pareja.  Pero ¿qué señales debemos tener en cuenta a la hora de saber si estamos ejerciendo la llamada “infidelidad emocional”? Veámoslo:

1. Lo que llegamos a esconder

Seguramente, pensemos que no hay nada malo en mantener una buena amistad con “ese chico”. Quedamos con él para ir al cine, para tomar café, intercambiamos mensajes por whatsapp. Todo es transparente. Pero en el momento en que sentimos la necesidad de ocultar determinadas cosas a nuestra pareja, entonces, nos daremos cuenta de que empezamos a mostrar cierta infidelidad. Es el primer paso de esa traición emocional. Dejamos de compartir experiencias y creamos un mundo de vivencias propias y privadas, ajenas a nuestra pareja. Lo más común incluso es llegar racionalizar la situación: “Le escondo estas cosas a mi novio, compañero o marido, porque sé que si las llega a saber se sentirá dolido. Tampoco hace falta que lo sea porque son cosas inocentes. No hay traición”. Es un modo de auto-convencernos de que no hay infidelidad. Pero obviamente, ya se está sucediendo.

2. ¿Buscas algo fuera de tu relación de pareja?

Es una pregunta esencial que debemos hacernos. Está claro que a menudo, sentimos la necesidad de hablar con otras personas. De buscar la confianza y la intimidad con otras amigas y amigos, hablar de temas que, posiblemente no sean del gusto de tu pareja. Es algo habitual y necesario también, puesto que como personas sociales que somos hemos de relacionarnos también con otros individuos.

Pero debes preguntarte qué buscas exactamente cuanto estableces una unión emocional con alguien. ¿Hay algún vacío en tu relación? ¿Cubre esa otra persona tus verdaderas necesidades personales y emocionales? En ocasiones, solemos atravesar determinados problemas en nuestra relación de pareja, son esos instantes en que buscamos apoyo en nuestro círculo social. Pero debemos saber mantener los límites. ¿Buscas una amistad? ¿Hay algo que te ofrecen esas otras personas que no puede satisfacer tu pareja? Si es así, tal vez debas valorar la situación actual en tu relación, y cuáles son tus verdaderas necesidades.

A todos nos gusta ser admirados, recibir cumplidos y resultar atractivos/as a otras personas. No hay ningún daño en esto. Pero el problema empieza cuando empiezan a surgir auténticos flirteos. ¿Lo hacemos con alguna finalidad? Esta y otras preguntas son importantes que te las plantees en caso de estar viviendo una situación parecida. Puede que no haya contacto físico, pero sigue siendo una infidelidad. Tal vez más sutil, y más profunda, porque suelen ser relaciones con cierta conexión emocional en la cuales, los más vulnerables acaban siendo nuestras propias parejas.

3. Ponte en el lugar del otro

Este tipo de relaciones en las que, de momento, solo existe una infidelidad emocional, suelen estar cargadas de cierta sensación de novedad, de expectación y también de  ilusión. Son algo diferente a lo que tenemos con nuestra pareja. Es un vínculo diferente donde no existe obligación, solo la espontaneidad y cierta sensación de afinidad con otra persona. Es un modo de romper la rutina.

Pero ¿cómo nos sentiríamos si fuera nuestra pareja quién se encontrara en nuestra misma situación? Obviamente lo veríamos como una auténtica traición. La realidad de todo esto es que son un tipo de relaciones muy comunes en nuestra actualidad. Más de lo que pensamos. En especial con el auge de las redes sociales. Podemos establecer una amistad especial a través de Internet con cualquier persona. O mantener una relación mucho más estrecha con ese compañero de trabajo gracias a la mensajería instantánea…Pero debemos ahondar en nosotros mismos y preguntarnos por qué lo hacemos. La infidelidad emocional esconde algo más.

¿Tu relación de pareja actual te ofrece lo que de verdad necesitas? ¿Qué vacíos tienes? En ocasiones, atravesamos etapas en las que necesitamos renovar el vínculo con la otra persona. Hablar. Comunicar pensamientos, deseos, miedos y ansiedades… si hay otras personas que de verdad satisfacen nuestras verdaderas necesidades personales, tal vez sea porque no somos felices. Debemos pensarlo. Debemos tenerlo en cuenta.


Un comentario

  1.   Tania Rodriguez dijo

    Mi pareja vio una conversión así hace 2 meses y esta destrozado me dejo no desea volver verme hablar nada no contesta no me busco jamas van 2 meses y medio he salido compartido hasta íntimamente aun le siento amor y pasión si tristeza dolor fueron 6 años del amor de pareja mas intenso del mundo estoy arrepentida lo hice por tontear era un conocido pero jamás veré esta confinado por casi 20 años deseo que regrese y me perdone lo he hecho todo y no cede a calmado cesado su furia pero se que se obliga continuar si mi por que con lágrimas en sus ojos me dijo siento el corazón destruido exraño todo pero no quiero nada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *