Cómo saber si eres intolerante a la lactosa

Intolerante a la lactosa

Puede ser que seas intolerante a la lactosa y todavía no lo sepas. Como sabrás, cuando hablamos de ello nos referimos a que el cuerpo, y más concretamente los intestinos, no pueden descomponer el azúcar que se encuentra en la leche y demás productos lácteos, por lo que se le hace muy complicado el digerirlo.

Lo que nos acarrea una serie de síntomas, que dan lugar a pensar que somos intolerantes a la lactosa. Es algo bastante más común de lo que podríamos pensar. Hoy te contamos un poco más acerca de ello y de todos esos síntomas así como las pruebas que debes realizar para salir de dudas.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

Comenzamos diciendo que la lactosa es un azúcar que está presente en la leche de origen animal y derivados. Además también se puede encontrar con otros productos o alimentos ya preparados. Por otro lado, tenemos la llamada lactasa que es la que produce el intestino delgado. Ella es la que se encarga de que la lactosa se pueda desdoblar en dos componentes y sea absorbida por el intestino. Pero cuando la concentración de la lactasa no es correcta, la lactosa no será absorbida y comenzaremos a notar los diferentes síntomas que nos deja.

Se dice que cuando se produce poca lactasa en el cuerpo y no se puede descomponer el azúcar, que es la lactosa, entonces hablamos de la intolerancia. Puede aparecer tanto en recién nacidos como en personas en edad ya adulta. Esto se deberá a una disminución en la producción de lactasa, por culpa de una alteración. Lo que nos dejará una complicada absorción de la lactosa.

Intolerancia a la lactosa

Cómo saber si eres intolerante a la lactosa

Hay dos métodos más comunes, o pruebas, que arrojarán los resultados más concisos. Por un lado, será una prueba de sangre. Lo habitual para ello es que la prueba se realice tras beber un líquido que tenga lactosa. Por lo que es habitual que tengas que hacer un análisis antes y después de tomar dicho líquido. Pero solamente tu médico puede decidir si es así como llevar a cabo este proceso.

Por otro lado, también está la prueba de hidrógeno en el aliento. Suele ser más cómodo y rápido por lo que muchos médicos optan por ella a la hora de arrojar un claro diagnóstico. Tendrás que hacer una respiración dentro de un recipiente destinado para ello. Tras ello, deberás un líquido con lactosa y finalmente se busca el nivel de hidrógeno tras una nueva respiración.

Pruebas para saber si eres intolerante a la lactosa

Los síntomas de una persona que es intolerante

Es cierto que en cada persona, los síntomas pueden variar ligeramente. Pero aún así, siempre hay algunos que son bastante claros a la hora de arrojar los resultados.

  • Inflamación y dolor de estómago: La persona se sentirá un tanto hinchada y con cierto dolor o molestias de estómago. Además de ello, los gases son bastante frecuentes.
  • Las náuseas o vómitos también son habituales sobre todo pasados unos minutos tras haber ingerido algún alimento que contenga lactosa.
  • En ocasiones también se puede presentar diarrea.
  • Los dolores musculares o de articulaciones también pueden estar relacionados con este problema.
  • Otros síntomas que no son tan habituales pero también existen son los dolores de cabeza, así como la fatiga sin explicación o un cansancio bastante intenso y hasta la pérdida de concentración, en algunos casos.

Síntomas de la intolerancia a la lactosa

Hay que recordar que la gran mayoría de los mismos comienzan una media hora después de haber tomando algún tipo de alimento con lactosa y puede alargarse hasta las dos horas. Por lo que si te sucede de manera frecuente, es el momento de acudir al médico. No hace falta alarmarse, tan solo te harán las pruebas mencionadas y saldrás de dudas sabiendo si eres o no intolerante a la lactosa.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.