Cómo romper el hábito de las quejas constantes

mujer quejosa

Son muchas las personas que se quejan a lo largo del día, pueden quejarse del tiempo, de la gente, de la ropa, de las noticias… ¡incluso del aire que respiran! Quejarse es un mal hábito que todos debemos romper para poder tener una vida más feliz y armoniosa. Si te quejas demasiado estarás afectando tu salud física y emocional de una forma muy negativa. Quejarte te causará dolores físicos y romperá tu bienestar emocional causándote estrés y ansiedad.

Una persona que se queja es una persona infeliz que se causa insatisfacción por su vida y que puede conducir incluso a la depresión u otros trastornos emocionales. Pero por suerte tiene remedio y es que si tienes suficiente fuerza de voluntad podrás romper con este mal hábito y darte cuenta que si sigues quejándote sólo te estarás haciendo daño a ti mismo y sin obtener resultados positivos. Si hay algo en tu vida que no te gusta, en lugar de quejarte… ¡está en tu mano poder cambiarlo! ¿Quieres conocer algunas formas para dejar de quejarte y ser más feliz cada día?

“Es de bien nacidos ser agradecidos”

Este dicho popular siempre me ha parecido exacto a la realidad. Muchas veces las personas nos quejamos de lo que no tenemos y se nos olvida por completo lo afortunados que somos por lo que ya tenemos. Es necesario que las personas seamos conscientes de todo lo que tenemos en la vida y podamos agradecerlo cada día para poder valorarlo. Quejarse es un mal hábito que nunca te ayudará a estar mejor, no te compares, no mires lo que no tienes y disfruta de lo que la vida te ha regalado.

mujer quejosa

Si no te gusta algo, ¡cámbialo!

Si hay algo en tu vida que no te gusta, no esperes a que cambie por arte de magia. Necesitarás sacar fuerza y valentía para cambiar tu vida y encaminar tus pasos hacia donde realmente quieres estar. Piensa en lo que te hace feliz y lucha por conseguirlo. Por ejemplo, si no te gusta tu trabajo porque tienes un jefe demasiado exigente pero siempre has querido tener tu propia empresa… ¡ahorra y móntala! Sé dueña de tu vida y de tus sueños siendo flexible ante los cambios que te presente la vida.

No te preocupes por las cosas que están fuera de tu alcance

Con esto me refiero a que en tu entorno hay muchas cosas que no puedes cambiar porque escapan a tu control, no importa lo que te esfuerces, simplemente no hay nada que hacer. Por ejemplo no puedes cambiar el clima para que no llueva un día que quieres que haya sol. Así que no te sientas mal por algo que no puede cambiar ni tampoco gastes tiempo y energía quejándote, o como dicen… “¡al mal tiempo, buena cara! ”

mujer quejosa

Mantén una actitud positiva

Es necesario que aprendas a tener una actitud positiva ante la vida, si te quejas todo el tiempo no podrás hacerlo, por lo que cultivar una actitud positiva es la mejor forma de conseguir sentirte mejor. Acepta el hecho de que no hay nada perfecto en este mundo, que es normal cometer errores y fracasar para poder crecer internamente, aprender de ellos, ¡y seguir hacia delante!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *