Riesgos y complicaciones del estreñimiento crónico

Estreñimiento crónico

El estreñimiento crónico puede derivar en consecuencias muy peligrosas para la salud, por ello, no se debe menospreciar ni dejar sin tratar. Primero, es importante diferenciar un estreñimiento ocasional, que generalmente está provocado por una alimentación pobre en fibra y la deshidratación. En este caso, lo normal es que al cambio de alimentación, el problema remita en unos días.

Por otro lado, está lo que se conoce como estreñimiento crónico y ese es el que puede resultar peligroso. Porque ese estado puede entrañar riesgos y complicaciones como las que veremos a continuación. Una dificultad para evacuar que se alarga durante varias semanas y que en muchos casos requiere de ayuda externa para ayudar a mejorar el tránsito intestinal.

Qué es el estreñimiento crónico

Estreñimiento

Se considera que se trata de estreñimiento crónico cuando las deposiciones son inferiores a tres veces por semana y esta situación se alarga durante varias semanas. El estreñimiento se produce cuando las heces tienen poco movimiento como consecuencia de una dieta baja en líquidos y alimentos ricos en fibra.

Esto provoca que las heces no desciendan con ligereza por el tracto digestivo, lo que provoca que se endurezcan, se sequen y sea mucho más complicado eliminarlas por el reto. El estreñimiento crónico puede estar causado por diversos motivos y factores de riesgo como los siguientes:

  • Las personas adultas de edad avanzada tienen más riesgo de sufrir estreñimiento crónico por la mezcla de varios de los factores que se describen a continuación.
  • Las mujeres por otra parte, también tienen más probabilidades de sufrir este trastorno.
  • Una dieta baja en alimentos ricos en fibra y agua.
  • La deshidratación provoca que las heces se endurezcan y que no puedan moverse por el tracto digestivo con normalidad.
  • El sedentarismo, ya que la actividad física es esencial para que el tránsito intestinal funcione correctamente.
  • Algunos medicamentos también pueden producir el estreñimiento crónico, como los analgésicos a base de opioides, algunos antidepresivos, los sedantes o los fármacos que se utilizan para bajar la presión arterial.
  • Los trastornos mentales relacionados con la alimentación o la depresión.

Riesgos y complicaciones

El estreñimiento crónico puede resultar muy complejo en diversos sentidos. Por una parte, la dificultad para defecar con regularidad provoca malestar general, dolor abdominal, dolor de lumbares, dificultad para comer y hacer la digestión con normalidad, e incluso, la dificultad para poder caminar de forma erguida. Pero además, puede ser la causa de complicaciones como estas.

  • Las hemorroides: La inflamación de las venas que se encuentran en el ano, más conocidas como hemorroides, se producen por el constante esfuerzo para defecar. Se trata de un problema muy molesto y doloroso que incluso puede requerir la cirugía para eliminarlas cuando las hemorroides se vuelven muy severas.
  • Una fisura anal: El esfuerzo para realizar las deposiciones puede provocar que la piel de la zona se rasgue y aparezcan fisuras. Por la zona donde están se pueden infectar y aumentar el riesgo de sufrir otras complicaciones derivadas.
  • El prolapso anal: Pasar demasiado tiempo en la posición habitual para defecar y el esfuerzo constante, pueden hacer que se debiliten los músculos del ano. Con la dificultad para retener el intestino en su sitio, una parte del recto puede estirarse y llegar a sobresalir por el ano. Esto es lo que se conoce como prolapso anal.

Si eres una persona estreñida de forma natural, es muy importante que implementes ciertos hábitos que te ayudarán a mejorar el estado de tu tránsito intestinal. Esto es fundamental para evitar que el estreñimiento se vuelva crónico y pueda derivar en alguna de las complicaciones descritas. Lo que debes hacer es tomar mucha agua, una dieta rica en frutas y verduras, además, mantente muy activa para favorecer el movimiento intestinal.

También es muy importante controlar el estrés, que también es un factor de riesgo para el estreñimiento crónico. Cuando sientas ganas de ir al baño, no lo dejes pasar ni retrases el momento, ya que esto solo hará que empeorar la situación. Y si no mejora con estos cambios de hábitos, acude a tu médico para que pueda hacer una exploración y te indique el mejor tratamiento en tu caso.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.