Repercusiones del teléfono móvil en los niños

Teléfono móvil en niños

Cada vez más las nuevas tecnologías se introducen en la vida de los más pequeños, descubriendo estos un mundo lleno de tablets, iphones, teléfonos móviles de última generación, etc. Todo ello puede tener un punto educativo gracias a ciertas aplicaciones, sin embargo, el uso continuo y diario de estos artículos puede llevar a grandes conductas dañinas para los niños.

Es mucho más frecuente hoy en día que los niños reclamen la compra de un móvil a consecuencia de que otro amigo o amiga también lo tiene. Pero, tanto los padres como los niños deben entender que un teléfono móvil es un privilegio y no un derecho.

Existen ciertos padres que sobreprotegen a su hijo demasiado y, por no verles tristes y desanimados o enfadados con ellos, realizan todos los caprichos del crío. No obstante, tanto este comportamiento de sobreprotección de los padres hacia el niño, y el uso de estas necesidades abusivas pueden acarrear problemas de salud y de conducta en edades tempranas que muy poco probables se eliminan en un futuro.

Teléfono móvil en niños

¿A qué edad es conveniente que los niños puedan tener teléfono móvil?

El conflicto de tener o no un dispositivo de estos son los hermanos, puesto que si uno ya lo tiene, el otro también lo quiere aunque sea más pequeño. La edad recomendada para que los pequeños comiencen a tener teléfono es a partir de los 11 años puesto que ya han alcanzado el grado de confianza y responsabilidad adecuada.

Sin embargo esta confianza y responsabilidad debe ir progresando a medida que crecen en cuanto a su uso. Esto quiere decir que un padre tiene el derecho de estar pendiente en lo que se refiere a su hijo con el uso de este instrumento, y que este también debe tener la responsabilidades claras de cómo se utiliza y que no es un juguete para hacer cosas indevidas.

Responsabilidades del pequeño en relación al uso del teléfono móvil

  • No enviar mensajes insultantes y amenazantes a otras personas.
  • Utilizarlo en un horario establecido, lo normal es cuando lleguen a casa o para cualquier emergencia del colegio y hasta las 21 -22 de la noche.
  • Mantenerlo siempre cargado correctamente.
  • No utilizarlo en la mesa mientras se come y se comparte en familia.
  • Mantener el funcionamiento del equipo en condiciones óptimas.
  • Ser responsable con las llamadas y mensajes, esto repercutirá en la factura, y si se excediera se le prescindiría por un periodo de tiempo.
  • Avisar a los progenitores si recibe mensajes o llamadas ofensivas.

Teléfono móvil en niños

¿Qué efectos negativos produce en él/ella?

Un artilugio como este debe de introducirse en los niños poco a poco y explicarle con palabras claras que es un teléfono para su seguridad en el cual no se pueden hacer llamadas de larga duración sino para llamadas de emergencia o algo por el estilo.

El papel de los padres es fundamental para los hijos puesto que ellos son su figura humana a seguir, así que hay que darles ejemplo. En determinadas ocasiones no es fácil que los padres se desprendan del móvil pero si se da demasiada prioridad a este dispositivo los críos lo copiarán, afectando así a su conducta.

La mayor consecuencia que afecta este instrumento es a su sociabilización. De esta manera, ya no tienen un trato personal con las personas que le rodea sino es a través de él, por lo que hacen que sean mucho más aislados impidiendo que compartan momentos importantes con sus amigos.

Otro de los aspectos negativos que trae consigo la utilización del móvil es la pérdida de la habilidad para comunicarse. Es decir, al hablar entrecortando las palabras para abreviarlas  resulta tener consecuencias desastrosas en su caligrafía y, sobre todo en la ortografía, por lo que hay que estar pendientes para su retirada a tiempo.

Teléfono móvil en niños

¿Cuales son los ítems a seguir para que ya puedan tenerlo?

Este aparato debe ser un instrumento para que los progenitores estén contacto continuo con los niños, para saber así donde se encuentran, con quién y cuando volverán a casa. Esto no significa que invadamos su intimidad pero si podemos averiguar si se encuentra bien en determinados momentos, por ejemplo, cuando sale con sus amigos.

Además, deben ser responsables en todo momento y comunicarles que no tendrán otro si lo rompen. También, deben ser conscientes de la factura y realizar algunos trabajos en casa para mantener un cierto pago por este dispositivo. Lo recomendable son las tarjetas prepago para que ellos sean los que ingresen una parte del dinero de su paga semanal o mensual en esa factura, así lo controlarán mucho más.

Otra medida a tener en cuenta para que puedan adquirlo es su conducta y comportamiento. Estos no deben ser posesivos o incorrectos hacia los padres ni hacia otras personas a consecuencia del teléfono, por lo que una retirada a tiempo nunca viene mal.

Para terminar, una buena recompensa o un buen castigo es el ofrecimiento o la eliminación de este instrumento. Por ejemplo, cuando sus calificaciones en el colegio son bajas y su conducta pésima, o si se han portado bien durante todo el año y lo quieren por la festividad de Navidad o Reyes Magos.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *