Remedios caseros para las quemaduras provocadas por la exposición al sol

El verano está más que presente en nuestro día a día, tenemos ganas de que lleguen nuestras ansiadas vacaciones para marchar a la playa, montaña o a la otra punta del mundo. En cualquier situación, tenemos que tener en mente el cuidado de nuestra piel, sobre todo, si la exponemos durante largos periodos al sol.

Es muy importante ponernos protectores solares, éstos hidratan nuestra piel, la mantienen elástica y saludable al mismo tiempo que la protegen de los rayos del sol.

Las quemaduras ocasionadas por el sol son muy frecuentes, si que es cierto que hay personas que tienden a quemarse más que otras, sin embargo, esto no exhime a los que nunca se queman. No hay que confiarse, en verano debemos de proteger nuestra piel incluso si vamos a dar un paseo por las calles de nuestra ciudad.

Si alguna vez te has quemado las partes más sensibles de nuestro cuerpo, nariz, hombros, espalda, piernas o incluso el olvidado empeine, toma nota para buscar un remedio natural ante esas quemaduras para que no vayan a más.

Quemarse mucho la piel puede provocar mucho malestar, la zona se queda irritada, causa ardor y dolor al tacto. De normal, en cada hogar tenemos escondido por los armarios un botecito de after-sun del verano anterior, aunque si no lo tienes en casa y no te ha dado tiempo a pasar por la farmacia o el supermercado presta atención a estos remedios caseros para calmar la insolación.

Remedios caseros para las quemaduras del sol

  • Leche fresca. Nos referimos a la leche fresca, natural, no a la leche que está fría de la nevera. Esta leche está compuesta por ácidos grasos lácticos que ayudan a calmar dolores y ardores producidas por el quemazón del sol. Nos ayudaremos con una gasa o una compresa que empaparemos y aplicaremos sobre la zona afectada. Dejamos reposar durante 20 minutos y limpiaremos con agua fría.

  • Té helado. En esta ocasión podemos aprovechar el té helado para uso tópico y para hidratarnos después de la exposición solar. Herviremos una buena cantidad de manzanilla, mejor si son las ramas frescas. Dejaremos enfriar y aplicaremos cuidadosamente sobre la zona. Si tienes a mano un atomizador puedes utilizarlo para rociarte de vez en cuando. El té contiene taninos, unas sustancias

  • Aloe vera. Este cactus es muy beneficioso en muchos aspectos, se utiliza para cientos de tratamientos diferentes y todos ellos con muy buenos resultados. Es muy utilizado para el cuidado de las quemaduras en general, por ello, las solares son una más. Cuando la aplicamos sentimos un alivio inmediato, proporciona a la piel una gran frescura, sana más pronto y alivia los síntomas de las quemaduras. Lo ideal es tener siempre en casa una plantita, aunque si no se puede conseguir aconsejamos los geles a base de 100% de aloe vera en su interior.
  • Agua. Tan simple que parece de chiste, el agua como bien sabemos todos, es necesario para evitar graves deshidrataciones. Cuando estamos bajo el sol, tenemos que tener en cuenta que nos estamos deshidratando lentamente, por ello, tenemos que volver a hidratarnos adecuadamente. Gracias al agua nuestra piel sentirá alivio y volverá a estar estupenda.

No es sano que cada vez que vayamos a la playa traigamos a casa un quemazón, porque como bien dicen los mayores, la piel tiene memoria, y en un futuro podríamos experimentar manchas, arrugas nada deseadas o lunares malos. Por ello, atención al sol y a sus rayos ya que no es ninguna tontería.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *