Relación de pareja en la distancia, ¿es posible?

amor distancia_830x400

Es una realidad cada vez más habitual: muchas de nosotras hemos  de mantener nuestra relación de pareja en la distancia. Hoy en día es muy frecuente que, por razones laborales e incluso académicas, debamos separarnos de la otra persona con todas las consecuencias que ello conlleva. Y no solo eso. Según diversas estadísticas el número de personas que inician una relación en la distancia gracias a las nuevas tecnologías y a las redes sociales, es muy elevado. Es, sin lugar a dudas, un nuevo modo de establecer vínculos afectivos que varían, ligeramente, la concepción clásica de la relación de pareja.

Pero ¿son este tipo de relaciones estables y satisfactorias para sus miembros? Obviamente no, no es lo que una espera. Hay cierta inseguridad, añoranza e incluso temores a que, en un momento dado dicha unión se vaya debilitando hasta perderse. No es fácil, de ahí que desde Bezzia queramos darte unas claves a tener en cuenta para que no perdáis la ilusión. Para que ese tiempo en que debáis permanecer separados por las razones que sean, no signifiquen en absoluto un final, sino una etapa que la pareja es capaz de sobrellevar y afrontar con éxito.

Claves para mantener mi relación de pareja en la distancia

amor distancia bezzia_830x400

1. Confianza en la otra persona

La confianza, es sin duda la base que puede mantener una relación a distancia. Y un aspecto a tener en cuenta, es que no todas las personas son capaces de establecer y soportar este tipo de realidades. Las personalidades más desconfiadas o con un perfil de celos bastante alto, llevarán con mucha dificultad ese día a día donde si no existe un vínculo sincero de confianza del uno con el otro, es muy complicado que la pareja se mantenga en el tiempo.

Cabe decir también que es normal sentir “miedo”, sentir cierta inseguridad al pensar si nuestra pareja nos seguirá queriendo a pesar de la falta de contacto, a pesar de no estar con ellos y de pensar que se relacionan a su vez con otras personas. De ahí que sea recomendable transmitir también estas dudas momentáneas a nuestra pareja pero siempre de un modo equilibrado, sin que se convierta en una obsesión. Ten en cuenta que también la otra persona te echa en falta y que, sin lugar a dudas tiene los mismos temores que tú.

2. El uso de las nuevas tecnologías

Piensa por un momento cómo debieron ser las relaciones de nuestras madres o abuelas en esos tiempos en los que se veían obligados a viajar al extranjero para trabajar o estudiar, dejando a sus parejas en su lugar de origen. Las cartas y las llamadas telefónicas eran el único medio de tener contacto. Y aún así, muchas de estas relaciones se mantuvieron en el tiempo. Hoy en día lo tenemos más fácil. De hecho son muchas las parejas que se originan por estos canales. Parejas que se conocen por las redes sociales y que, durante un tiempo, es este su único medio para conocerse y alimentar la relación.

El teléfono móvil, skype, whatsapp…etc, son excelentes mecanismos para disponer de un contacto cotidiano. Pero hay un límite. No debemos utilizar estos instrumentos para “controlar” a la otra persona a cada instante. Ser policía no es ser pareja. Debemos respetar, confiar y buscar ese momento en que a ambos nos venga bien para comunicarnos, para saber el uno del otro.

3. La distancia se debe a un propósito

Obviamente ninguna relación se va a mantener eternamente en la distancia. El que una pareja esté separada se debe a razones concretas, a fines que tienen un límite en el tiempo y cuyo propósito es entendido por ambos, y esto debe estar claro. Puede que uno de los dos se haya ido para encontrar trabajo, para abrirse un camino en el que más tarde se unirá la otra persona en el mismo destino. Tal vez, debamos marcharnos para completar nuestra formación académica, para hacer ese máster o esa especialización que más tarde repercutirá en nuestro futuro personal y laboral. Es decir, el motivo que ha hecho que la pareja se separe debe ser comprendido y respetado por ambos. Si en algún momento empiezan a aparecer reproches como “esto pasa porque tú elegiste marcharte y dejarme”, entonces la relación empezará a resentirse. Y es un riesgo.

4. ¿Cómo vivir sin tener a nuestra pareja junto a nosotros?

Como hemos dicho anteriormente, para muchas personas esto no es posible. Hay quien necesita en mayor grado ese contacto diario, esa cercanía y esa especie de control al saber de nuestra pareja casi a cada instante. Es comprensible. Pero hemos de recordar que en ocasiones, la vida nos pone este tipo de pruebas, y el superarlas será un modo de demostrar nuestra madurez personal y la fuerza del vínculo con la persona amada. Hemos de confiar y de reconstruir nuestra relación de otro modo. Hemos de apoyar, de quitar miedos a la otra persona demostrándole nuestro cariño, hemos de motivarnos para ese día del mañana en que se de el reencuentro y todo haya valido la pena. Una relación de pareja en la distancia puede ser exitosa siempre que actuemos como personas maduras, confiadas y con una buena autoestima.

pareja distanciaPara concluir, hoy en día este tipo de relaciones son muy frecuentes y ponen a prueba muchos de nuestros valores y nuestras emociones. Si tu relación de pareja es sincera y feliz, harás cualquier esfuerzo porque se mantenga en el tiempo a pesar de la distancia. Piensa que es una prueba de resistencia, una prueba personal cuyo objetivo merecerá la pena el día de mañana.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *