El reflujo gástrico y los vómitos en bebés y niños

dolor de barriga

El reflujo gástrico y los vómitos es bastante habitual en bebés, pero también en niños pequeños. Existen numerosas causas de vómitos en un bebé recién nacido o en un niño pequeño. Estas causas van desde enfermedades leves hasta severas e incluso, hasta condiciones que pueden hacer peligrar la vida del pequeño. Cuando un niño vomita demasiado puede deshidratarse rápidamente por lo que es necesario acudir al médico inmediatamente cuando un niño presenta vómitos continuados.

Hay una diferencia entre vómitos y regurgitaciones, aunque los términos se usan indistintamente. Los vómitos por lo general tienen mucha más fuerza, son explosivos y se vomita en mayor cantidad. La regurgitación o reflujo gástrico ocurre a menudo con un eruto al acabar de comer. El término médico para esto es reflujo gastroesofágico y es bastante molesto en su mayoría de ocasiones.

El vómito es un síntoma que sugiere un problema subyacente y que debe ser considerado por un médico especialista, saber cuál es la causa que lo provoca para poder buscar las mejores soluciones. Por todo esto, es importante para tu pequeño que si presenta síntomas inusuales acudas al médico para que le hagan un examen exhaustivo y saber qué ocurre exactamente.

La determinación de la causa

Es muy importante determinar la causa de por qué los bebés y los niños tienen reflujo o vómitos, así se podrá encontrar la solución más adecuada en cada caso y teniendo en cuenta la edad del pequeño. Algunos aspectos que se deben tener presentes para la determinación de las causas son los siguientes:

  • La naturaleza de los vómitos, como el color, si tiene o no sangre, si salen como proyectil, la cantidad de vómitos diarios, etc.
  • La duración de los vómitos: es grave si dura más de 12 horas en un bebé, 24 horas en niños menores de dos años y 48 horas en niños mayores de dos años.
  • Los síntomas asociados: si incluyen diarrea, deshidratación moderada a severa, dolor abdominal intenso, sangrado rectal o fiebre.

Si tu hijo presenta alguno de estos síntomas además de los vómitos o el reflujo gástrico será necesario acudir al médico inmediatamente. Además, si también se presenta letárgico, ha perdido peso o tiene un abdomen distendido deberá ser evaluado de inmediato por el pediatra o por el equipo pediátrico de tu hospital de urgencias más cercano.

dolor de barriga

Cuál suele ser el tratamiento

El tratamiento médico para los vómitos depende de la causa subyacente que lo esté provocando. Mientras que e el caso del reflujo puede ser minimizado mediante medidas tales como comer de forma frecuente pero en menos cantidades, mantener al bebé en posición vertical después de las tomas, cambiar el tipo de alimentación (o la leche de fórmula, el biberón o la forma de tomar el pecho en lactancia materna en el caso de los bebés).

También el médico puede sugerir el uso de un probiótico para facilitar la digestión y evitar el estreñimiento, esto es así porque ayuda a impedir un crecimiento excesivo de bacterias malas en el intestino.

Remedios homeopáticos

Hay quienes además de consultar a su médico y hacer caso al tratamiento que les digan (porque nadie mejor que tu médico sabrá qué es mejor en estos casos), quieren combinar los consejos médicos con remedios naturales u homeopáticos.

Los remedios homeopáticos para aliviar el malestar de reflujo incluyen por ejemplo, tomar manzanilla porque ayudan a aliviar los niveles altos de ácido en el estómago que hacen que el reflujo sea peor. Igualmente puedes acudir a un homeópata para que te aconseje sobre los mejores remedios naturales para aliviar los síntomas, pero recuerda que siempre tendrás que acudir también a tu médico ya que aunque los remedios homeopáticos puede aliviar algunos síntomas, serán los tratamientos médicos los que realmente puedan ayudar a curar una enfermedad.


Categorías

Madres

Maria Jose Roldan

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *