Reduce la sensibilidad bucal con los siguientes remedios caseros

Puede que uno de los dolores más molestos que podemos padecer es dolor en la boca, la sensibilidad bucal puede afectar a gran número de personas y puede provocar malestar e irritación al que lo padece.

Existen remedios y técnicas naturales beneficiosas que pueden evitar el malestar en la boca y hacer cesar los molestos dolores. 

Cuando hablamos de sensibilidad bucal también nos referimos a la sensibilidad dental, la que se centra en la zona de los dientes, encías, muelas, paladar o mandíbula. Es muy molesta y puede aparecer por hábitos poco saludables, por consumo de alimentos o procedimientos dentales.

Morder algo muy frío, comer cosas muy dulces o ácidas pueden provocar a la larga daños y molestias dentales o bucales. La sensibilidad dental se puede frenar, te contamos a continuación, cómo puedes recuperarte y tener una mejor calidad de vida.

¿Por qué aparece la sensibilidad bucal?

Nuestros dientes están protegidos por un esmalte natural, la dentina y los nervios, si alguno de estos elementos está dañado puede producir la sensibilidad y el dolor intenso, por esta razón, es muy importante mantener una buena higiene y no lastimarse mordiendo alimentos u objetos duros.

A continuación, os contamos cuáles son las razones más comunes por las que podemos tener sensibilidad bucal o dental.

  • Puede aparecer tras habernos realizado un blanqueamiento dental muy agresivo. Actualmente existen muchas técnicas de blanqueamiento dental, sin embargo, debemos tener en cuenta el lugar donde nos realizamos esa práctica para no poner en peligro la salud bucal.
  • Utilizar cepillos de dientes muy duros.
  • Tener caries sin darnos cuenta también provoca sensibilidad.
  • Un diente partido o roto puede desembocarnos también molestos dolores.

Remedios caseros para la sensibilidad bucal

Encontramos varios remedios naturales que evitan que el dolor aumente y podamos hacer vida normal, son además, sencillos de realizar y fáciles de aplicar en la zona dolorida.

Toma nota para realizarlos en casa y para que tengas en cuenta los ingredientes que necesitas.

  • Consigue bicarbonato de sodio para diluir una cucharada en medio vasito de agua. Realiza enguajes una vez al día y con el tiempo notarás mejoría.
  • Puedes realizar masajes en los dientes con hojas de menta fresca hasta cuatro veces al día, además, conseguirás un aliento fresco con ese pequeño gesto. Puedes combinarlo además con extracto de vainilla o aceite de clavo para  aumentar las propiedades curativas.
  • Moja un algodón estéril con aceite de canela y masaje los dientes y la zona donde te duele. Calmará y se rebajará la hinchazón.
  • Puedes masajear hasta dos veces al día con sal o medio vaso de agua con dos cucharadas de sal para aliviar el dolor enjuagando tu boca.
  • Ralla un poco de raíz de jengibre y aplícala sobre la zona lastimada. Si lo deseas puedes consumir infusión para además, mejorar tanto la salud bucal como el organismo en general.

Todos estos tratamientos son naturales y caseros, sin embargo, tenemos que tener en mente que no debemos abusar de ellos porque podríamos causar daños en el esmaltado o los nervios.

Consejos para no padecer sensibilidad bucal

  • Los cambios bruscos de temperatura.
  • Consumo de comidas ácidas como el limón o el vinagre. Se deben consumir con prudencia porque si no estamos acostumbrados nos podría causar daños.
  • Evita todo alimento corrosivo y agresivo que afecte al esmalte dental, como el té, café, vino o los alimentos muy dulces, golosinas o caramelos.
  • Evita masticar muy fuerte o alimentos que puedan dañar el esmalte y el diente en general, porque podría partirse. Presta atención siempre que mastiques porque los dientes no son un aparato, son una parte del cuerpo que debe durarnos toda la vida.
  • Haz buen uso de los dientes, no los utilices nada más que para lo que se han creado, para masticar la comida para que sea más sencillo tragar, porque utilizarlo como apoyo para arrancar cosas con ellos, o utilizarlos como tijeras no es lo más conveniente.

Mantén siempre una buena higiene, es fundamental para que perduren sanos y fuertes. Unos dientes sucios producen sensibilidad dental y bucal porque se acumula gran cantidad de bacterias que pueden provocar además, daños e infecciones.

Si tienes sensibilidad bucal y dental de manera constante no dudes en acudir a tu dentista de confianza para que pueda determinar la causa.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.