¿Realmente necesitas una doula?

Hay muchas mujeres que cada vez piensan más en el papel que tienen las doulas y si realmente son necesarias (o no) en el momento del parto. La realidad es que una doula puede ser una buena inversión en caso de que estés sola durante este momento tan especial por el motivo que sea. Cada vez son más mujeres que con o sin pareja deciden contratar los servicios de una doula en estos momentos tan especiales.

En países como Estados Unidos, el movimiento doula se está convirtiendo rápidamente en un negocio multimillonario. La razón principal de esto es que las mujeres quieren sentirse más capacitadas durante su embarazo y durante el parto, por eso buscan el apoyo emocional necsario para conseguirlo.

Además, con las presiones de la sociedad moderna, más mujeres trabajan más horas y tienen que criar a sus hijos solas.. Esta disminución del sentimiento de ‘tribu colectiva’ donde las mujeres se ofrecían como voluntarias para ayudarse mutuamente a criar a los hijos, ha llevado a la creciente demanda de una ayuda pagada. Esto es especialmente cierto en las primeras semanas después del nacimiento, donde las nuevas madres tienden a sentirse un poco perdidas y necesitan respuestas rápidas.

Doula con bebé

¿Qué es una doula?

Las doulas son también conocidas como compañeras de nacimiento y partidarias del posparto, han existido durante siglos y ayudan a las madres en el trabajo de parto. La doula moderna ofrece servicios que van desde la educación prenatal hasta el cuidado físico y emocional durante el parto, y el apoyo en el postparto para ambos padres. Según la asociación americana del embarazo, la mayoría de las relaciones del doula-cliente comienzan en el segundo o tercer trimestre del embarazo donde una madre debe sentirse libre para hacer preguntas y solventar sus preocupaciones sobre el parto.

¿Cuál es la diferencia entre una doula y una matrona?

Aunque las doulas y las matronas desempeñan un papel de apoyo antes, durante y después del parto, la diferencia esencial es que una doula entrena a los padres a través del parto, mientras que una matrona es vista como un proveedor de atención médica. Las matronas pueden ayudar a dar a luz a los bebés en casa o en el hospital, mientras que las doulas ayudan con técnicas no médicas como el masaje y la respiración para entrenar durante el parto. Las matronas también pueden realizar exploraciones durante el embarazo y ofrecer asesoramiento médico y asistencia durante el parto.

Las doulas son profesionales capacitadas

Para ser doula se necesita una formación profesional que oscile entre 6  y 12 meses y un sinnúmero de horas de servicio comunitario. Las doulas calificadas están registradas con su propio número de práctica. Por lo tanto, no suele haber problemas de intrusismo profesional en la sala de partos.

Doula en el parto

Las doulas ayudan también a los padres

Por norma general, los padres también están nerviosos y ansiosos en la sala de partos, esperando a que todo salga bien. Debido a que cada nacimiento es diferente, los papás nunca saben qué esperar y les resulta difícil ver a su esposa o pareja sufriendo a través de las contracciones tan dolorosas. La buena noticia es que las doulas están constantemente explicando los procedimientos en la sala de partos y ayudan a calmar a ambos padres, aumentando las posibilidades de un nacimiento seguro y exitoso.

 

Piensa si realmente quieres una doula durante tu embarazo o si por el contrario, prefieres no tenerla. Sus servicios pueden ser bastante caros, dependiendo de la profesional que escojas para que te acompañe. Pero recuerda que es un seguimiento personalizado y está disponible para ti en todo momento para poder ayudarte en estos momentos tan especiales.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *