Quitar uñas de gel sin estropear tus uñas naturales

quitar uñas de gel

Las uñas de gel nos permiten lucir manos bonitas en cualquier momento y para cualquier ocasión. Se pueden hacer en casa, pero si no tienes mucha maña o los utensilios necesarios, también puedes ir a un centro de estética y actualmente, por muy poco dinero, puedes conseguir unas uñas de gel bastante bonitas y elegantes.

Mientras estas duran, suelen permanecer intactas alrededor de dos semanas aproximadamente y no te tendrás que preocupar por su aspecto pero el problema radica cuando queremos quitarlas. Quitar uñas de gel sin estropear tus uñas naturales es más fácil de lo que se cree pero hay que saber hacerlo. Por ello, hoy os damos una serie de consejos para mantener las uñas de gel en pocos pasos y sin que estas estropeen las naturales y también os decimos cómo quitarlas una vez nos hayamos cansado de ellas o queramos llevarlas al aire sin ningún tipo de esmalte para dejarlas descansar.

Cómo mantener las uñas de gel

Siguiendo estos pequeños trucos y consejos podrás mantener tus uñas de gel en perfecto estado mientras las lleves.

  •  Aunque tengamos las uñas de gel puestas no debemos olvidar que nuestras uñas naturales siguen creciendo debajo. Por ello, si el crecimiento de tu uña natural ha hecho que la uña de gel se vea muy hacia fuera, intenta limar la punta con cuidado y delicadeza. No te servirán las limas normales, tendrás que hacerte con una para uñas postizas (son algo más sólidas y duras). Este pequeño truco-consejo hará que tus uñas no se vean feas ni artificiales, y además te sirve para cualquier tipo de decoración.
  • Otro problema que nos surge a la hora de llevar uñas de gel, es que conforme van creciendo por debajo nuestras uñas naturales, se va formando un pequeño escalón en el principio de la uña, indicando así la diferencia entre la de gel y la natural. Para que no se note en exceso puedes ir limando poco a poco la superficie de la uña de gel y pintar encima con algún esmalte oscuro o con brillo (los esmaltes mates dejan más a la luz las imperfecciones). Si las uñas de gel se han colocado bien y tienes una manicura de gel profesional no se debe de notar demasiado el desnivel.
  • Cuando hacemos el paso anterior, es decir, limar la superficie para que no se note el desnivel entre uñas, las cutículas suelen sufrir bastante. Para evitar esto límate las uñas con cuidado, intentando evitar las cutículas y ten siempre estas hiper hidratadas (las cutículas resecas además de verse feas y poco saludables destrozan una manicura por muy bonita y profesional que sea esta). Usa una crema o aceite especial para cutículas (el aceite de coco o de almendras viene genial para este cometido), pero si no dispones de ellos, cualquier crema hidratante de manos te servirá, o incluso unas gotas de aceite de oliva.

Como quitar uñas de gel

¿Cómo quitar las uñas de gel?

El principal consejo que te damos respecto a cómo quitar las uñas de gel es que no intentes arrancarlas sin más. Además de no conseguir eliminarlas completamente (se pueden romper por alguna esquina o por la mitad)  lo que conseguirás es eliminar también la primera capa de tu uña natural y dañarla aún más si cabe. Si llegamos tarde para este consejo, aplica abundante crema hidratante sobre ellas, dejando actuar esta alrededor de 30 minutos con guantes de manicura para que actúe mejor. Después lávate las manos con agua tibia y deja descansar las uñas sin productos químicos alrededor de una semana. Poco a poco las uñas se irán recuperando. Puedes aplicar cualquier producto natural como los indicados anteriormente para las cutículas: aceite de coco, aceite de almendras dulces o aceite de oliva.

A continuación os indicamos cómo podéis retirar las uñas de gel en casa sin pasar por un centro de estética. Así os ahorraréis tanto tiempo como dinero. Es muy sencillo:

  • Lo primero de todo que debes hacer es cortar y limar la uña postiza de gel hasta que quede igualada con la natural. También puedes limar un poco la superficie de la uña de gel para que se vaya debilitando.
  • A continuación, coge un pequeño bol o recipiente con el que te hagas tus manicuras habitualmente y vierte acetona en él diluida con medio centímetro de agua. Sumerge completamente cada uña durante 15 o 20 minutos. Si esto no resultase, también puedes empapar un algodón en acetona pura y cubrir la uña con él durante el mismo tiempo.
  • Con cuidado con un palito de naranjo haz palanca por debajo de la uña postiza e intenta levantarla. La uña artificial debe de saltar con facilidad. Si no es así, sumerge las uñas otros 5 minutos en acetona, esta vez sin agua.
  • Una vez retirada la uña postiza, da forma a tus uñas naturales con una lima y a continuación lávate las manos con agua tibia y jabón. Sécalas bien y aplica crema hidratante en las cutículas y en las manos.
  • El último paso será aplicar una capa de brillo o endurecedor para fortalecerlas.

Te aseguramos que si sigues estos pasos uno a uno no tendrás problemas con tus uñas de gel.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *