¡Quiérete! La mejor de las recetas

autoestima

Algunos pensarán que el quererse a una misma es un hecho egoísta y muy narcisista, que lo único que potencia es el egocentrismo, la vanidad y la falta de amor hacia los demás. La realidad y la verdad son bien distintas a las percepciones de los que piensan así.

Quererse a una misma, potenciar el amor por lo que somos y por lo que hacemos, no sólo es la mejor manera de cuidarse a si misma sino que también es la forma más rápida y verdadera que tenemos para poder llegar a amar a los demás. ¿No pensáis que la mujer que no se quiere a si misma no podrá querer al resto?

Si no somos capaces de valorar cada paso que damos en la vida, cada elección arriesgada o no que hemos tenido que tomar a lo largo de los días, cada “accidente”, enfermedad o fallecimiento que hemos sido capaces de superar de gente muy querida, si no somos capaces de ver lo importante de todos los obstáculos que hemos ido teniendo y que hemos ido superando satisfactoriamente a lo largo de nuestra vida, no nos estaremos queriendo como realmente merecemos.

Somos personas, con errores, con aciertos, con virtudes, con defectos, pero somos únicas, todas y cada una de nosotras somos únicas en el mundo. Merecemos respeto, atención y muchas dosis de compasión, pero no de otros, no del exterior, sino de nosotras mismas: auto-respeto, auto-atención y auto-compasión.

Autocompasión

Auto-respeto, auto-atención y auto-compasión

Con el auto-respeto nos referimos a no maldecirnos por los errores cometidos, a no auto-insultarnos cuando hagamos algo mal o equivocado, a saber dónde estar nuestro lugar y a definir bien nuestros valores y principios, sin vulnerarlos ni propia ni ajenamente.

Con la auto-atención hablamos de cosas tan sencillas como sacar una hora diaria para ti: para escuchar música, para practicar yoga, para pasear tranquilamente, para realizar una sesión de cuidado personal, un masaje capilar o una sesión de pilates. Todas tenemos que tener cada día nuestro momento libre, nuestro espacio.

Con la auto-compasión no queremos hacer mujeres “victimistas”, que quede claro antes de continuar. Con la auto-compasión lo único que pretendemos es que no te culpes y no te martirices demasiado. Que el cometer errores es algo humano y que todos los cometemos en mayor o menos medida, pero no hay que autoflagelarse continuamente por ello.

Así que: ¡Quiérete! La mejor de las recetas para hacer día a día.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *