¿Quieres ser vegetariana?

El dilema de siempre, ¿comer carne es sano o no? Habrás escuchado que alguien afirma ser vegetariana porque no consume carne. La realidad que ser vegetariano no consiste en eliminar la carne de nuestra dieta, sino que se trata de obtener todos los nutrientes que necesitamos de los alimentos, excluyendo la carne (la cual se considera nociva para la salud). Conoce las ventajas y desventajas de este tipo de régimen alimenticio.

Los nutricionistas recomiendan consumir carne en forma moderada ya que algunas sólo se pueden obtener de la carne misma (como la vitamina B12). Los que practican esta forma de alimentación afirman que todos los nutrientes se pueden obtener de los vegetales y productos que nos ofrece la naturaleza.

Independientemente de lo anterior, si has decidido hacerte vegetariana, tienes que tener en cuenta que esta dieta no consiste en dejar de comer carne. Si eliminas un producto de tu (en este caso, la carne) y lo reemplazas en forma equivocada, corres el riesgo de descompensar drásticamente tu organismo y hasta puedes acabar en el hospital con una anemia o una consecuencia de una dieta errónea.

Veamos ahora, si estás convencida que dejar de comer carne te hace sentir mejor y deseas eliminarla de tu dieta, entonces tienes que asegurarte de equilibrar tus alimentos para que tu cuerpo siga nutriéndose de forma correcta. Procura ingerir alimentos de los siguientes grupos en forma equilibrada.

  • Verduras: La verdura nos ofrece buena parte de los nutrientes que requiere el organismo y su aprovechamiento es mayor cuando se consumen crudas o cocidas al vapor o salteadas ligeramente en aceite o mantequilla. Lo ideal es utilizar las verduras en ensaladas y como guarniciones en los platos.
  • Carbohidratos: Los carbohidratos son la fuente más eficaz de energía para el cuerpo y se obtiene a través de los azúcares naturales de la fruta y algunas verduras (pero no del azúcar blanca refinada), de la fécula de las legumbres (frijoles, lentejas), los cereales (arroz, cebada), etc. Algunas personas le temen al consumo de carbohidratos e incluso siguen rígidamente la dieta que evita consumirlos; el hecho es que el cuerpo los necesita bajo un consumo moderado. El problema del consumo de carbohidratos se origina al abusar de los panes, pasteles, azúcares, etc.; estos son realmente los enemigos de nuestra salud y nuestra silueta. Recuerda entonces, que tu cuerpo requiere de los carbohidratos para obtener la energía necesaria para tus actividades diarias e incluso, las funciones vitales de tu organismo.
  • Proteínas: La proteína no proviene exclusivamente de la carne como muchos piensan. Podemos encontrar proteínas en infinidad de vegetales (brócoli, coliflor, frijoles), frutos secos o productos derivados de animales (como la leche). Todas las plantas contienen proteínas en diferentes concentraciones, por lo que consumiendo una variedad de vegetales y frutas, podrás obtener las proteínas necesarias.
  • Grasas: Ahora encontramos en el supermercado una variedad de productos “libres de grasa” o “Light” y nos han formado la idea errónea que “sin grasa es mejor”; es más, que la grasa se va directamente a depositarse y provocarnos sobrepeso y celulitis. El cuerpo requiere de grasa también; por ejemplo, existen ciertas vitaminas liposolubles que sólo se pueden asimilar a través de la grasa. Generalmente cuando pensamos en “grasa” nos imaginamos la manteca o algo similar; las fuentes de grasa “buena” para el organismo provienen de frutas como las nueces, el coco y el ya conocido aceite de oliva. También se tiene pánico al colesterol cuando este se produce en forma natural en el cuerpo; sin embargo, nuestra dieta puede provocar desequilibrios y por lo tanto, se puede producir colesterol dañino para nuestras arterias. Todo está en consumir lo natural y en forma equilibrada.

Y ¿cómo estamos seguros que obtendremos los nutrientes en una dieta vegetariana pura (excluye carne y productos de animales) u ovolactovegetariana (incluye productos de procedencia animal como leche y huevo)? Definitivamente necesitarás investigar y aprender las propiedades de los alimentos, de modo que puedas organizar tus compras de alimentos y mantener una dieta equilibrada, tendrás que conseguir recetas nuevas para dar más variedad a tus platos y consulta a un nutricionista para que te oriente sobre el plan adecuado a seguir. Necesitará también realizarte chequeos médicos periódicos para conocer si estás en un estado de salud óptimo. En cuanto a ingerir suplementos alimenticios, la verdad que es que todas las minerales, fibras, etc. los podremos obtener de una dieta vegetariana; por esto, no es indispensable ingerirlos a menos que tu médico lo sugiera.

Las personas vegetarianas reportan muchos beneficios al seguir este régimen, por lo que te deseamos suerte en tu decisión.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *