Queratosis pilaris, qué es y cómo se trata

Afecciones de la piel

La queratosis pilaris es una afección de la piel, que aunque benigna, no deja de ser molesta especialmente a nivel estético. La principal característica de la queratosis es que produce unos granitos o bultos en la piel, algo parecido a la reacción natural del cuerpo cuando tenemos piel de gallina. Esto ocurre como consecuencia de una mala función de la queratina, que es una proteína de la piel.

Lo que ocurre es que la queratina se acumula bajo la piel, formando pequeños bultos como del tamaño de un grano de arena. Esas acumulaciones de queratina se dan en los folículos pilosos, incluso, si se arranca, suele aparecer un pelo enquistado lo que puede llevar a error. Ya que, los pelos se enquistan de forma ocasional e individual de forma generalizada.

En qué consiste la queratosis pilaris

En el caso de la queratosis pilaris, las protuberancias en la piel o esos pequeños bultitos, se forman en grandes grupos, incluso, la zona donde salen está muy reseca y áspera. La queratina es una proteína que protege la piel de sustancias y agentes externos que pueden resultar peligrosos, así como de virus diversos. En ocasiones, el cuerpo produce esta proteína de forma excesiva y esta se va acumulando alrededor de los folículos pilosos.

Esa acumulación minúscula de esa sustancia generalmente invisible, hace que se formen pequeños bultitos o protuberancias en la piel. Además, la zona donde aparecen las protuberancias se ve más seca y áspera, además de manchas irregulares que puede provocar la queratosis en la piel. La apariencia en la piel es similar a cómo se ve cuando se pone la piel de gallina por una reacción física a un estímulo externo.

Síntomas de la queratosis

Queratosis pilaris

La queratosis pilaris no es una enfermedad peligrosa, no provoca síntomas graves, ni siquiera dolor o picor sobre la piel. El principal problema para que lo padece es estético, ya que la piel se ve reseca, con manchas y los granitos pueden resultar molestos en función de dónde se encuentren. Incluso, al desaparecer pueden dejar cicatrices bastante visibles.

Los síntomas más comunes de la queratosis pilaris son los siguientes:

  • Piel de gallina. Esta es la principal característica de la queratosis. Las protuberancias que se forman sobre los folículos pilosos. Son como pequeños granitos blanquecinos, del tamaño de la cabeza de un alfiler. No producen picor, ni molestias físicas allá de la apariencia o la estética.
  • La piel está reseca. En las zonas donde aparece la queratosis la piel también está muy reseca y áspera al tacto.
  • Los síntomas cambian según la estación. Generalmente, los problemas de piel como la queratosis pilaris aumentan cuando llega el otoño y el invierno, ya que se reduce la humedad. Sin embargo, la afección mejora con el verano ya que aumenta la humedad ambiental.

Tratamiento

Exfoliar la piel

La queratosis pilaris no es peligrosa, tampoco es contagiosa y no produce molestias físicas como dolor o picor. Por lo que no existen tratamientos contra esta afección más allá de unos buenos hábitos que te ayudarán a controlar y mejorar el aspecto de la piel. Hidrata muy bien la piel para contrarrestar la sequedad que produce la queratosis. En épocas de brote, realiza una exfoliación con regularidad para eliminar las células muertas de la piel.

También es muy importante evitar los ambientes demasiado secos, por lo que puedes utilizar un humidificador para crear la humedad que tu piel necesita. De la misma forma, el agua muy fría o muy caliente son muy perjudiciales para las persona que padecen diversas afecciones de la piel. En cuanto a la alimentación, es muy importante eliminar o reducir alimentos con mucha grasa que pueden agravar la afección por queratosis pilaris.

Una buena dieta con la que contrarrestar los efectos de la queratina sobre tu piel, es una dieta que incluya alimentos naturales. Como las frutas y verduras ricas en vitamina A, como la zanahoria o las verduras de hoja verde. Toma mucha agua para mantenerte bien hidratada desde el interior. Con algunos cuidados, hábitos saludables y paciencia, podrás mejorar el aspecto de tu piel.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.