¿Qué es una prueba de esfuerzo? Descúbrelo aquí

corazón y arterias

El examen de esfuerzo, es una prueba sencilla y nada invasiva que se utiliza para averiguar cómo reacciona nuestro cuerpo ante la actividad física en un momento dado.

La prueba de esfuerzo, se realiza para diagnosticar diferentes problemas cardíacos o para realizar un pronóstico sobre cualquier enfermedad del corazón. Nos da una idea de cómo está nuestro corazón y cómo reaccionamos ante el ejercicio físico.

Cada prueba se adapta a cada persona, se tiene en cuenta su edad, género y nivel de actividad semanal, porque lo que interesa es sacar unos valores certeros y que se ajusten con la realidad del paciente.

Estos exámenes o pruebas son cada vez más comunes en la actualidad, muchas personas se interesan por su estado físico y quieren conocer cómo está su corazón en alguna etapa concreta de su vida.

Nos da información sobre el estado general de la persona y cuáles son sus capacidades físicas y de recuperación del corazón. Se realiza con fines diagnósticos y con fines pronósticos. Esta prueba, se recomienda hacer para todas aquellas personas que tienen interés en conocer cómo está físicamente, antes de empezar una rutina física para mejorar su organismo mediante el ejercicio.

¿En qué consiste una prueba de esfuerzo?

Esta prueba de esfuerzo consiste en un examen de resistencia física mediante el cual el profesional monitorea los resultados en cada momento mientras que el paciente está realizando diversos ejercicios físico. El último objetivo es evaluar cómo responde el corazón a esa actividad físicas.

Este examen también se conoce con el nombre de ergometría, gran cantidad de patologías cardíacas no presentan ningún síntoma mientras la persona está en reposo. Se hacen evidentes cuando el trabajo y el esfuerzo es mayor, durante el examen el profesional debe ser capaz de realizar los ejercicios oportunos para conseguir el diagnóstico de la actividad cardíaca.

La información que consigue el profesional ayuda a elaborar un diagnósticos frente al desempeño del corazón, para conseguir evaluar la eficacia de un tratamiento.

¿Cuándo se «receta» una prueba de esfuerzo?

Como comentábamos esta prueba de esfuerzo se realiza para conocer y detectar si el paciente pudiera sufrir de algún problema cardíaco. Estas pruebas se realizan a todo tipo de paciente, las personas que estén sanas, o que ya tengan alguna patología en su organismo.

Este examen se realiza sobre todo para conocer arritmias o enfermedades coronarias. Además, de prevenir cualquier riesgo de sufrir un ataque al corazón o una patología grave.

Este ejercicio se recomienda cuando:

  • Cuando el paciente nota una reducción del flujo de la sangre al corazón. Como pudiera ser dolor de pecho, dificultad para respirar, taquicardias o latidos irregulares.
  • Cuando existe riesgo de enfermedad cardíaca, por antecedentes o personas que sufren diabetes.
  • Cuando se busca evaluar una patología para diagnosticar un correcto tratamiento. Se lleva a cabo a todas aquellas personas que ya han sufrido un ataque al corazón o han pasado por una cirugía de corazón.
  • Se recomienda también para todas aquellas personas que quieran empezar un programa de ejercicios con total seguridad. 

Cómo se lleva a cabo la prueba de esfuerzo

Estas pruebas de esfuerzo tienen una duración media de una hora, incluye también el tiempo de preparación del profesional y del paciente.

  • En primer lugar, se colocan unos parches de electrodos en pecho, brazos y piernas, que se conectan a una máquina que traduce un electrocardiagrama.
  • Por otro lado, se coloca un brazalete en el brazo que detecta la presión arterial durante la prueba.
  • A los que no realizan ejercicio de forma habitual se les coloca un medicamento por vía intravenosa. 
  • Después de esta preparación, lo que viene es realizar y comenzar la actividad. Suelen ser ejercicios de cinta o bicicleta fija, se comienza despacio y se va aumentando la dificultad.
  • La prueba continuará hasta conseguir el objetivo prefijado, o hasta que empiecen a surgir síntomas de alarma y haya que parar el ejercicio.

Ten en cuenta

Estas pruebas de esfuerzo son seguras, sin embargo, no se recomienda para las mujeres que están embarazadas. Solo muy rara vez dan lugar a complicaciones como baja de la presión arterial, arritmias o ataques cardíacos.

El médico debe anunciar al paciente cómo se irá llevando a cabo la prueba, para que conozca todos los pasos antes de empezar. Es importante, tener comunicación con el profesional para que no haya ninguna dificultad.

Es imprescindible, informar al médico sobre si se está consumiendo algún fármaco o medicamento para que lo tenga siempre en mente.

Ahora ya conoces en qué consiste una prueba de esfuerzo, éstas son realizadas y llevadas a cabo por profesionales sanitarios y médicos que conocen a la perfección cómo debe reaccionar nuestro cuerpo ante una actividad física de sobreesfuerzo. Si crees que necesitas una prueba para conocer cómo reacciona nuestro corazón y cómo se recupera, consúltale a tu médico de cabecera para que te oriente en estos aspectos tan importantes.

 


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.