¿Qué es una fisura anal y por qué se provoca?

Fisura anal

La fisura anal es una afección común que provoca dolor y malestar en la región anal. Una ruptura o desgarro que puede ser causada por diversos factores y de la que se habla poco a pesar de afectar a muchas personas. En Bezzia hablamos de ella hoy sin tapujos, de las molestias que produce y del cuál es el tratamiento a seguir para aliviarlas.

¿Qué es una fisura anal?

Una fisura anal es una pequeña ruptura o desgarro en la piel del canal anal, que puede causar dolor y sangrado durante la evacuación intestinal. Otros síntomas comunes incluyen picazón anal, sensación de ardor, espasmos musculares en el ano y la sensación de tener un cuerpo extraño en la zona anal.

Las fisuras anales son muy frecuentes en los bebés, pero pueden afectar a personas de cualquier edad. La mayoría, por suerte, mejoran con tratamientos simples que mas adelante compartiremos, y solo en algunos casos es necesario el uso de medicamentos y cirugía.

¿Qué la causa?

Las fisuras anales suelen provocarse por diferentes factores. Algunas de las mas comunes son el paso de heces duras y grandes, el estreñimiento crónico, la diarrea crónica, un esfuerzo excesivo durante la defecación, el coito anal o el parto

Sin embargo, existen además otras causas como traumatismos en la zona anal, enfermedades como la enfermedad de Crohn -enfermedad inflamatoria intestinal- o la colitis ulcerosa que también pueden aumentar el riesgo de desarrollar fisuras anales. Las causas son diversas, por tanto, como también lo es el tratamiento a seguir.

Estreñimiento crónico

Prevención y tratamiento

¿Se puede prevenir una fisura anal? Es posible hacerlo si tomas medidas para evitar el estreñimiento o la diarrea. Si tiendes al estreñimiento, una dieta rica en fibra, una buena hidratación y la realización de ejercicio de forma regular te ayudará a evitarlo.

Si ya sufres una fisura anal o tienes los síntomas que la describen debes saber que es importante comenzar a tratarla lo antes posible para que no se convierta en un problema crónico difícil de trata. En general, solo son necesarios cambios en el estilo de vida para conseguirlo. Como ya hemos mencionado una dieta que evite el estreñimiento en combinación con un ejercicio regular suelen ser claves. Además puede ser conveniente el uso de cremas o ungüentos para aliviar el dolor o la infamación.

En casos mas graves pueden ser necesarios medicamentos que contribuyan a relajar los músculos del esfínter anal y promover la cicatrización de la herida. Y solo algunos pueden requerir, además, cirugía para reparar la fisura. Y es que en algunos casos la fisura puede extenderse hasta el el esfínter anal interno y complicar que la fisura anal se cure por si sola.


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.