Qué es la toxoplasmosis y cómo afecta en el embarazo

Toxoplasmosis en el embarazo

La toxoplasmosis es una enfermedad de tipo infecciosa, la provoca un organismo microscópico llamado «toxoplasma gondii» de ahí su nombre. Todas las personas pueden contraer esta infección, pero cuando se trata de una mujer embarazada los riesgos pueden resultar fatales. Por ello, es muy importante prevenir la infección evitando el consumo de ciertos alimentos que pueden contener el protozoo que causa la infección.

Esto es porque el parásito causante de la infección puede atravesar la placenta y contagiar al feto, lo que causaría una infección congénita, es decir, antes de nacer. Si esto ocurre durante las primeras semanas del embarazo el feto puede sufrir diversos trastornos en su desarrollo, con las peores consecuencias. A continuación te contamos todo lo que debes saber sobre la toxoplasmosis y cómo afecta en el embarazo.

La toxoplasmosis en el embarazo

Durante el embarazo hay que seguir unas ciertas pautas y recomendaciones en cuanto a la alimentación y otros hábitos, ya que existen diversos riesgos para el desarrollo del feto. Uno de ellos es la infección por toxoplasmosis, una enfermedad que puede contraerse de varias formas distintas.

  • A través del consumo de carne poco o mal cocinada y que contenga el parásito.
  • Por restos del parásito que pueden estar presentes en las heces de los gatos.
  • Mediante el contagio a través de la placenta de la madre al feto.

Es decir, la toxoplasmosis no se contagia de persona a persona, excepto durante el embarazo. Y debido al problema añadido de que a día de hoy todavía no existe una vacuna, es fundamental evitar el contagio durante el embarazo. De esa forma se evitan riesgos importantes en el desarrollo del feto. Especialmente durante las primeras semanas de embarazo, donde el riesgo para el feto es aún mayor.

Riesgos para el feto

La toxoplasmosis puede tener más o menos gravedad para el feto sobre todo en las primeras semanas o hasta el tercer trimestre. Entre las posibles consecuencias que pueden darse al contraer la infección por toxoplasmosis se encuentran las siguientes.

  • Bajo peso al nacer, lo que se conoce en términos médicos como retraso en el crecimiento.
  • Problemas de visión, incluso la ceguera.
  • Riesgo de aborto espontáneo, especialmente en el primer trimestre del embarazo.
  • La toxoplasmosis puede también afectar al desarrollo del sistema nervioso central, cerebral, auditivo, al hígado, el bazo, el sistema linfático e incluso los pulmones.
  • Anemia.

Los síntomas pueden ser muy diferentes en cada caso, lo que sí se da con frecuencia es el retraso en el diagnóstico una vez nacido el bebé. Generalmente no se aprecian a simple vista y van apareciendo a medida que se dan retrasos o trastornos en el crecimiento del bebé. La única forma de detectar la infección por toxoplasmosis durante el embarazo es a través de la amniocentesis, una prueba intrauterina que se realiza cuando se tienen indicios de este y otros problemas.

Prevenir la toxoplasmosis en el embarazo

En los análisis clínicos que se realizan desde que comienza el embarazo se pueden detectar la inmunidad y la sensibilidad a la toxoplasmosis, lo que no impide que se pueda contraer a lo largo del embarazo. Para evitarlo, debes seguir los consejos de tu matrona, que serán de forma generalizada los siguientes.

  • No consumas carne que no esté perfectamente cocinada y/o previamente ultracongelada.
  • Evita los alimentos que se consumen en crudo, como los embutidos o el carpaccio.
  • Toma solamente leche y derivados que estén pasteurizados. Lo que significa que no puedes tomar merengue o productos que lleven huevo crudo.
  • Si tienes gatos, tan solo tienes que evitar el contacto con las heces que es donde se encuentran restos del parásito en caso de que el animal haya comido otros animales crudos y se haya contagiado.

Esto no significa que debas alejarte de tu gato, tan solo tienes que dejar de limpiar el arenero de tu gato y dejar que lo hagan otras personas. Y si vas a comer fuera de casa, asegúrate de elegir productos bien cocinados, evita las verduras crudas por si no están bien limpias y lo más importante, disfruta de tu embarazo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.